• Regístrate
Estás leyendo: Piden paz en Cadereyta
Comparte esta noticia

Piden paz en Cadereyta

Habitantes señalan que existe inseguridad en ese municipio y hasta el momento no han visto acciones de la autoridad.


Publicidad
Publicidad

Unas 50 personas se reunieron en el municipio de Cadereyta para pedir paz y seguridad a las autoridades.
La protesta iba encaminada a señalar las fallas de seguridad que dejan a gran parte de la población en inseguridad.

Señalan que aunque el discurso oficial diga que el municipio está en calma, la situación es muy diferente, cuando robos a casa habitación y las extorsiones son el pan de cada día.
La marcha convocada a través de las redes sociales fue iniciativa de un grupo de jóvenes estudiantes de Psicología que habitan en este municipio y cursan sus estudios en la Universidad Autónoma de Nuevo León.
Al contingente se unió también el grupo de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León.
Israel García, uno de los jóvenes organizadores, señaló que aunque esperaban alrededor de mil personas en esta primera marcha, entienden que hay mucha gente que aún siente algo de miedo a represalias que pueda sufrir por la autoridad.

Mencionó que lo importante era comenzar a hacer conciencia en los ciudadanos de este municipio de 103 mil habitantes en los que sólo hay 54 policías de nómina.
Con relación a los elementos del orden, la señora Blanca Maribel Núñez destacó que aunque la nómina municipal deje ver un número, en realidad es que solamente son 15 los uniformados que están cuidando las calles de la ciudad.
Afirmó que existe un grupo importante que está asignado a la seguridad del alcalde, su familia, así como de algunos otros funcionarios públicos.

Como consecuencia, la ciudad es azotada por una ola de robos a casa habitación ya que en una gran cantidad de fraccionamientos la gente trabaja durante casi todo el día y solamente llega a sus casas a dormir.

Dijo que en los comercios también se presentan situaciones de extorsión y cobro de piso, razón por la cual algunos de ellos tienen que cerrar sus puertas.

Aunque se ha entablado el diálogo con algunos funcionarios municipales e incluso con el alcalde Emeterio Arizpe, hasta el momento no han tenido respuesta.

En la marcha participó el joven Francisco Salazar Alvarado, quien señaló que es víctima de la desaparición de su hermana Georguna Lizeth, quien hace ya un año y medio que no ha regresado a su hogar.
Explicó que la misma situación se encuentran cuando menos 10 vecinos de su colonia, cuyos familiares han desaparecido camino a Reynosa, o bien que fueron levantados por autoridades.
Comentó que su participación en la marcha obedecía a solicitar las autoridades un poco más de simpatía con las personas que están transitando por este tipo de situaciones.
El contingente salió de la Plazuela, también conocida como la plaza Tampiquito hacia la plaza principal, donde realizaron un pronunciamiento.
Al arribar al Palacio Municipal fueron recibidos por el secretario particular del alcalde de nombre Gil Cardozo, quien les señaló que tendrían una reunión este miércoles.
Dijo que el edil estaba en la mejor disposición de recibirlos y escuchar sus inquietudes.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.