• Regístrate
Estás leyendo: PGJ no ha reparado daño a jóvenes torturados en 2008
Comparte esta noticia

PGJ no ha reparado daño a jóvenes torturados en 2008

Los tres jóvenes fueron torturados por negarse a pagar una extorsión de 50 mil pesos a seis agentes de la CdMx; posteriormente fueron consignados como supuestos secuestradores.

Publicidad
Publicidad

A nueve años de que tres jóvenes fueron detenidos y torturados por agentes judiciales, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México continúa sin reparar el daño a las víctimas a quienes acusó del delito de secuestro y posteriormente exoneró por una autoridad judicial.

El defensor de los quejosos, José Othón Serna, dijo a MILENIO que la recomendación que emitió la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal a la procuraduría local, en diciembre de 2011, sigue sin cumplirse, por lo que demandará la intervención de la justicia federal.

TE RECOMENDAMOS: Campa: algunas corporaciones en México aún usan la tortura

De acuerdo con el expediente CDHDF/I/122/GAM/08/D5143, los jóvenes Yasser Serna Flores, Sinhué Peralta Gómez y Óscar Barrera Reyes, fueron detenidos de manera ilegal y torturados, por negarse a pagar una extorsión de 50 mil pesos a seis agentes de la Policía Judicial. Posteriormente, fueron consignados como supuestos secuestradores.

El 8 de mayo de 2008, los tres jóvenes fueron retenidos por los seis policías judiciales, quienes los encañonaron con sus armas, e incluso uno de ellos hizo dos disparos al aire; a Yasser Serna lo colocaron frente a la pared y lo golpearon en las costillas, para tirarlo sobre el piso.

Según el relato de la víctima, que obra en la recomendación, a Yasser y a Sinhué los subieron a empujones a un coche particular.

A Yasser le preguntaron sí podía juntar 50 mil pesos, pero les indicó que no tenía dinero y que no había hecho nada; ante la negativa, los agentes lo golpearon durante dos horas; tiempo en el que dicho vehículo permaneció estacionado, en el mismo lugar.

Después fueron trasladados a unas oficinas en Azcapotzalco, donde los detuvieron y les tomaron fotos con teléfonos celulares.

Las irregularidades detectadas durante el juicio fueron que la supuesta orden de aprehensión contra los jóvenes nunca existió, además de que el comandante Gustavo García Tello trató de obtener 50 mil pesos por dejarlos libres, pero como no obtuvo nada los relacionó con seis secuestros.

Asimismo, los supuestos denunciantes que sirvieron para acusar a los jóvenes, presentaron un escrito ante el juzgado donde declararon que fueron presionados por los agentes judiciales para inculpar a los tres detenidos.

Dos de los agentes que acusaron falsamente a los jóvenes fueron detenidos cuando llevaban secuestrado a un comerciante.

nerc

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.