• Regístrate
Estás leyendo: Persiste el negocio de subastas de arte y artículos de colección
Comparte esta noticia

Persiste el negocio de subastas de arte y artículos de colección

Es un nicho para conocedores donde la transparencia y honestidad es indispensable para el cierre de las transacciones.


Publicidad
Publicidad

El negocio de las subastas de artículos de colección, hoy en día es un segmento atractivo y para conocedores, pero para mantenerse es indispensable que se maneje con total transparencia y honestidad.

Monedas de colección, objetos en bronce, obras de arte, joyería, esculturas hechas por el artista Sergio Bustamante y animales exóticos disecados son sólo algunas de las cosas que serán subastadas hoy jueves en un evento realizado por la casa de subastas Gimau.

“Tenemos piezas espectaculares del artista Sergio Bustamante, y digo espectaculares, porque se trata de un caballo hecho de papel mache de un metro de altura; tenemos un jaguar, un trofeo de cacería, una pieza aun más rara, porque hoy en día está prohibida su caza… Tenemos un cisne disecado, joyería, obras de arte, roperos tipo españoles”, explicó Guillermo Garza, director general de Gimau.

El establecimiento, que ha existido desde el año 1995, se ha especializado en joyería, llegando a ser los únicos a nivel nacional en este rubro. De hecho, casas de subasta solamente existen dos en todo México y Gimau es la única que opera en Nuevo León.

Esto, explicó, se podría deber a que el proceso de subasta se realiza con infinita transparencia y honestidad, algo que resulta sumamente difícil a la hora de hacer negocios.

“Nosotros, como casa de subasta, utilizamos nuestro conocimiento a favor del público para que se vea beneficiado en un proceso de comercialización”, señaló.

Garza comentó la forma en que una casa de subastas trabaja: el coleccionista o el vendedor se acercan con ellos, ofreciendo un producto que puede o no ser considerado de valor para que estos lo evalúen y se designe finalmente un precio de venta.

“Contamos con una cantidad importante de valuadores en todas las ramas: monedas, estampillas, bronces, tapetes, antigüedades, obras de arte y así, un sinnúmero de diferentes productos y colecciones”.

Cada experto revisa un producto y las condiciones de este, para evaluar los valores comerciales que puede tener. Como casa de subastas, señaló Garza, ellos se vuelven empleados del vendedor, y recibirán un sueldo o comisión dependiendo del resultado de la venta durante la subasta.

“Todo el proceso se hace totalmente transparente. El público puede venir a una subasta y ver qué sucede a la hora de comercializar sus cosas, algo que para el público es extraordinario. Hay honestidad, transparencia, es un evento público llamado ‘subasta’, donde la mercancía se vende al mejor postor”.

Del total de la venta, ellos como casa de subasta cobran una comisión del 15%.

Una vez realizada la venta, el comprador tiene 4 días para hacer el pago total de la transacción, la cual puede llegar a alcanzar cantidades muy altas. Es por esto que, aunque los eventos de subastas son gratuitos para todo el público, están enfocados en atraer a cierto tipo de cliente.

“Es gente muy conocedora, que no tiene que esperar a que sea quincena para poder gastar”, consideró Garza, aunque negó que sea esta la razón por la que las dos oficinas de Gimau se encuentran en San Pedro Garza García, el municipio más rico de Nuevo León, recordando que siempre han estado ubicados ahí mismo.

“Cuando empezamos no había más casas de subastas en Nuevo León. La casa de subasta en México tenía oficinas aquí, pero al año de que nosotros iniciamos y tuvimos nuestro primer evento, ellos se retiraron”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.