• Regístrate
Estás leyendo: "Perro de ataque", reflejo de violencia y acoso en México
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 08:16 Hoy

"Perro de ataque", reflejo de violencia y acoso en México

El escritor Darío Zalapa se acerca en su obra al trabajo que realizaban los reporteros de la nota policiaca en México en la década pasada y cómo se enfrentaron a la problemática del inicio de la violencia que se agudizaba.

Publicidad
Publicidad

Israel Morales

La venganza y el acoso a los reporteros de nota policiaca son los temas que aborda Darío Zalapa en Perro de ataque. Un hombre herido es un animal salvaje (Ediciones B, 2017), su primera novela, que se basa en la violencia que se agudizó a finales de la década pasada en Morelia, Michoacán. De esta obra que de manera reciente salió al mercado editorial nos platica el autor nacido en 1990.

¿De dónde nace Perro de ataque...”?

Mi interés era abordar la temática contra la prensa y en la ficción me servía mucho, me funcionaba abordar las represalias contra los reporteros. Siempre es interesante saber cómo los reporteros de nota roja hacen su trabajo, a veces peligroso, que andan en la noche, que tienen sus fuentes, y me basé en los casos de Veracruz, y me interesó hacerlo desde la ficción, de empatarlo además con unas lecturas del género negro.

¿Cómo trabajaste el nivel de los personajes, los que se mantienen en constante tensión?

La primera parte tiene mucho de eso con Roque y Rodrigo Quintana, el primero un joven que sufre un acto de violencia y el segundo, un reportero de nota roja; en la segunda toma una estructura coral. Porque ya aparecen dos policías, un adolescente, cadeneros de bares, más ambiente de reporteros; empieza a tomar cada quien su propia historia y la intención de tenerlos tan alerta, de zarandearlos, es reflejo del ambiente que quiero mostrar, basado en la ciudad de Morelia a finales de la década pasada con el tema de la violencia. Busco replantear las circunstancias de esta gente que está en prensa y en segundo lugar de hablar de cómo desarrollan su chamba, que son personajes que han tomado malas decisiones. Además todos tienen sus propia búsqueda y sus intereses.

¿Cómo se desarrollan el acoso y la violencia en la trama? Dos temas que siempre son de interés.

Con Rodrigo Quintana hablo del ambiente de los reporteros, es un ejercicio de ficción. Hablo de Roque, quien tiene dos partes importantes en la novela. Roque desde el primer momento aparece en la novela, y poco a poco le está contando a Quintana. Y en esta primera parte de la novela dejan las interrogantes de ¿por qué sucedían esas cosas en la década pasada?, ¿por qué las balaceras?, ¿por qué las calles estaban cerradas? Y Rodrigo quiere la nota, que le aclaren qué está pasando, no sabe quién es el niño, por qué nadie escribió de él. Por ejemplo la escena de la violación es muy dura para Roque.

Lo importante es que cuando Roque reaparece en el final de la novela, ya no es el mismo que está contando, es el Roque que quiere vengarse, y que sabe que está a unos pasos de encontrarlos. Y entra además el acoso contra la prensa, tras un reportero que busca respuestas a un caso del cadáver de un joven lanzado de un puente.

¿Y cómo se dio lo de captar el ambiente de los reporteros de nota roja de la vieja escuela?

Traté de narrar el paso de lo físico a lo digital; que la sociedad empieza a levantar la mano en las redes; nacen sitios como el blog del narco y demás.

Quintana busca en esos momentos de la historia que se hable de la nota roja; él es un reportero que se niega a cambiar su cámara por una digital, que anda en un carro que le falla; siente que los jóvenes ya le pisan los talones. Es hablar de los reporteros renuentes. Para el libro busqué el contacto de reporteros que hacían nota roja en la década pasada, pues había términos que no conocía.

¿Es la venganza el tema que mueve narrativamente a los personajes en esta obra?

La venganza está de fondo en la mayoría de los personajes y con lo coral. La presencia de todos es justificada por sí misma, y terminan teniendo mucho peso, por eso está la relación de todos, la narrativa cumple con esa tensión. La venganza es el tema, todos se quieren vengar, por ejemplo Roque o quienes buscan al que mató al niño. Del lado de los reporteros está también presente, por ejemplo Conchita, quien trabaja en el periódico y le va mal en toda la novela, tiene esta onda de vengarse de quienes le hicieron daño. Para desarrollar este teme tomé elementos de la estructura básica de la novela policiaca. Pese a la crueldad, la ficción da ese margen de ver la venganza en otro plano.

¿Y la inseguridad que se vive cómo influyó en tu novela?

Hay elementos que tuve mucho cuidado al abordar, uno es efectivamente el motivo de la inseguridad. Sí procuré ponerle un velo y no disociarlo de la realidad, y el caso del niño con una violencia desnaturalizada, es uno de los ejemplos. Y ya al desarrollarlo me meto en por qué los personajes son así, o qué pasaría dentro de unos años, tengo que hacerlo, no puedo omitir esta parte de la violencia.

También puedo verlo desde la perspectiva de la sexualidad, presente de una u otra forma como parte del tema de la violencia.

¿Cómo influye la ciudad en tus personajes?

La ciudad es un elemento muy dinámico, porque ésta parece que hace lo que quiere con los personajes, termina por influir en sus decisiones, incluso uno de sus personajes cuando camina va como descifrándola. Es como la Morelia que te comentaba en que me basé, con sus problemas de tráfico y demás.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.