• Regístrate
Estás leyendo: No se va a permitir Bosque Encantado, afirma Pablo Lemus
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 22:02 Hoy

No se va a permitir Bosque Encantado, afirma Pablo Lemus

El pago ambiental no fue una promesa de licencia, señala el presidente municipal; tampoco reconoce las licencias de edificación que sí cobró.

Publicidad
Publicidad

Maricarmen Rello

El alcalde de Zapopan, Pablo Lemus Navarro, niega haber otorgado cuatro licencias de edificación al desarrollo de Spinelli Corporation, aunque los documentos fueron ayer nuevamente exhibidos por los constructores del Bosque Encantado: cuatro licencias para igual número de manzanas emitidas los días 2 y 3 de febrero de este año arrancaba el quinto mes de la gestión de Lemus, las cuales significaron el pago de casi 1.6 millones de pesos al erario municipal.

Lemus no se salió de su script: “no se va a permitir la construcción de Bosque Encantado en nuestra administración. Mientras nosotros estemos aquí no lo vamos a permitir”, sostuvo enfático, al rechazar los señalamientos de los representantes legales de la empresa inmobiliaria.

Dijo que la representante legal y sus abogados “no solamente caen en muchas contradicciones, sino que dicen verdades a medias, y para mí mentiras”.

En principio sostuvo que su administración no otorgó licencia de construcción al desarrollo (en realidad esa licencia data de 2013), ni condicionó una licencia al pago de renovación del permiso ambiental y después se los negó. Sin embargo, omitió el tema de las licencias de edificación, que son ocho, correspondientes a cada manzana; cuatro datan de 2014, en el gobierno de Héctor Robles Peiro, y cuatro fueron otorgadas por la administración de Pablo Lemus, justamente las que abarcan más casas (MILENIO JALISCO, 30 de agosto de 2016).

Sin reparar en el dato, Lemus insistió: “Nada más falso que ello. De acuerdo a la suspensión que les otorgó el magistrado Alberto Barba, esta Administración inició un juicio de lesividad en contra del resolutivo de este magistrado corrupto, coludido precisamente con Spinelli. Nosotros hemos iniciado la marcha atrás a las licencias que dio la pasada Administración. La única requisición que hizo esta Administración, la única autorización que se dio a Spinelli es para que pagara el estudio de impacto ambiental”, dijo el alcalde en entrevista.

Admitió que el pago recibido por el trámite ambiental fue por “161 mil pesos” (en realidad se pagaron 4,135 pesos), por concepto del estudio, pero que éste no es promesa de que se otorgará una licencia.

“(El pago) fue autorizado para que ellos mismos se hicieran cargo del costo del estudio de impacto ambiental. Nada más faltaba que la autoridad de Zapopan tuviera que incurrir en este gasto, ante las solicitudes que estaba haciendo la constructora. Y en este estudio nuevamente se corroboró que no es viable construir un desarrollo en esta zona y por lo tanto no lo vamos a permitir”, afirmó.

Comentó que la constructora tiene el derecho de solicitar este estudio “y nosotros estamos obligados a concederlo. Lo que no estamos obligados es a pagarlo”. Recalcó que debido a que el estudio resultó desfavorable para Spinelli “no vamos a permitir la construcción y están en todo su derecho de acudir a tribunales, si quieren recurrir nuevamente al magistrado Alberto Barba como lo hicieron con anterioridad”.

Lemus Navarro calificó a los desarrolladores de irresponsables pues “quieren ir contra del medio ambiente y quieren engañar a la sociedad por medio de leguyadas, haciendo creer que nosotros les vamos a permitir su desarrollo. No se los vamos a permitir”, dijo por tercera ocasión, tras defender la actuación de su director de Medio Ambiente, Alfredo Martín Ochoa.

Ayer a mediodía, la Constructora Spinelli anunció acciones legales contra el director zapopano aludido, y contra el comité Salvabosque El Tigre II, en ambos casos por daño moral. Las demandas civiles están en curso.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.