Periodistas de Sonora se unen y exigen justicia por asesinatos de colegas

El gremio periodístico de Ciudad Obregón y Cananea se sumó a la protesta nacional SOS PRENSA en Hermosillo y formaron una cadena humana en la Plaza Bicentenario para exigir garantías.
Unos 50 comunicadores se concentraron en la Plaza Bicentenario, en Hermosillo y formaron una cadena humana con el SOS en protesta por asesinatos de periodistas.
Unos 50 comunicadores se concentraron en la Plaza Bicentenario, en Hermosillo y formaron una cadena humana con el SOS en protesta por asesinatos de periodistas. (Felipe Larios Gaxiola)

Hermosillo

Periodistas de Sonora se unieron a la protesta nacional SOS Prensa por los crímenes recientes de los comunicadores Javier Valdez, en Culiacán, y Salvador Adame, en Michoacán.

Al grito de justicia, en Hermosillo unos 50 comunicadores se concentraron en la Plaza Bicentenario, formando una cadena humana. A la protesta se unieron reporteros de Cananea y Ciudad Obregón.

A unos pasos del edificio del Congreso de los Diputados y de la sede del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, los periodistas pidieron justicia y exigieron garantías en el desempeño de sus labores

El reportero capitalino, César Enrique Fraijo recordó los casos de los periodistas sonorenses asesinados y desaparecidos como Marcos Ávila, secuestrado y ejecutado en la zona de Ciudad Obregón, en mayo de 2012, y José Alfredo Jiménez, desaparecido hace once años.

Fraijo habló de las agresiones a periodistas y comunicadores las cuales, dijo, en su mayoría han sido perpetradas por operadores presuntamente ligados al gobierno.

Además, en Sonora el periodismo se ha convertido en una profesión de alto riesgo. Con cientos de kilómetros de frontera con los Estados Unidos, en el estado operan decenas de pandillas dedicadas al trasiego de droga y la introducción ilegal de personas a territorio de Estados Unidos.

Ciudades fronterizas como Agua Prieta, Nogales y San Luis Río Colorado están convertidas en centro de operaciones de células ligadas a los cárteles nacionales de la droga y las pandillas organizadas para el tráfico de personas.

Recordaron que ante las constantes amenazas, en las zonas fronterizas de Sonora, la sierra alta y ciudades como Ciudad Obregón y Hermosillo, resulta casi imposible ejercer libremente el periodismo.

MMR