• Regístrate
Estás leyendo: Patrimonio cultural en manos de radicales
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 13:48 Hoy

Patrimonio cultural en manos de radicales

Es el auditorio más grande de Ciudad Universitaria y ha recibido a figuras como Cortázar, Neruda, Paz, Arreola, De Gaulle y Saramago.

Publicidad
Publicidad

Su nombre original es Justo Sierra y fue inaugurado en 1954, en la recién construida Ciudad Universitaria, pero desde 1966 el auditorio Che Guevara, de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), lleva ese nombre en honor al caudillo argentino. Es considerado el auditorio más grande del campus.

El inmueble fue en algún tiempo la sede de la entonces Orquesta Sinfónica de la UNAM , hasta que se abrió la Sala Nezahualcóyotl, al sur de la máxima casa de estudios. Sirvió también como escenario para innumerables encuentros de intelectuales, escritores y personajes como Juan José Arreola, Pablo Neruda, Octavio Paz, Julio Cortázar, Mario Benedetti, Charles de Gaulle y José Saramago, entre otros.

Al encontrarse en el casco central del campus, forma parte del polígono considerado por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

De acuerdo con la periodista Álida Piñón, el auditorio fue remodelado en 1998 con una megapantalla y un muro acústico, para beneficio de los estudiantes de Literatura Dramática y Teatro, y con el fin también de realizar la Muestra Internacional de Cine.

Piñón narra que en 2014, el periódico El Universal constató que en el interior del inmueble ya no hay butacas y se encuentra en un deterioro grave por la acumulación de basura.

Desde el movimiento estudiantil de 1999-2000 el auditorio permanece ocupado por grupos que se han señalado como ajenos a la comunidad estudiantil y que subsisten vendiendo comida, ropa, piratería, libros, café e incluso, según reiteradas acusaciones, droga.

En 2003, los grupos que controlan el inmueble se denominaron Okupación Auditorio Che, para administrar el lugar y nombrarlo un espacio “autónomo y autogestivo”.

En 2011, estudiantes de la Facultad de Filosofía solicitaron la entrega del auditorio y que las autoridades de la UNAM tomaran el control del lugar. Aunque no se atendió su demanda, no se produjeron actos violentos.

Sin embargo, la disputa por el control del lugar por parte de los grupos que lo ocupan derivó después en al menos dos enfrentamientos violentos.

El primero fue el 19 de diciembre de 2013, cuando grupos autodenominados anarquistas pretendieron tomar el control del inmueble para reabrirlo a la comunidad y se enfrentaron a los otros grupos que albergan en el lugar.

El segundo ocurrió el 3 de marzo de 2014, en un enfrentamiento que duró al menos 10 horas. Ese día un grupo de encapuchados vestidos de negro ingresó al auditorio para expulsar a los anarquistas. Tras el conflicto, los anarquistas conservaron el control del inmueble.

El espacio sirve de guarida para individuos que han protagonizado desmanes al interior y exterior de CU, en los que incluso se ha prendido fuego a autobuses del Metrobús de Insurgentes.

Además del auditorio, el otro espacio al interior del campus en el que que han ocurrido hechos delictivos es la zona de Los Frontones, entre las facultades de Contaduría e Ingeniería, donde el pasado 23 de febrero fueron baleados y murieron dos presuntos narcomenudistas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.