Paran labores en la procuraduría de Guerrero

En siete regiones del estado reclaman aumento salarial del 100 por ciento. La única propuesta de la procuraduría fue de mil pesos directos al salario base, lo que calificaron de insuficiente.

Chilpancingo

La mañana del miércoles estalló un paro laboral en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), cuando cerca de mil trabajadores, entre agentes del Ministerio Público (MP), peritos y personal administrativo reclamaron el incremento salarial del cien por ciento.

Con pancartas piden que mejoren sus salarios, los trabajadores señalaron que de manera simultánea el paro comenzó en las siete regiones del estado.

Todavía la noche del martes, los empleados buscaron el diálogo con el titular de la PGJE Iñaky Blanco Cabrera; le hicieron un último llamado para que otorgara el incremento reclamado, mismo que se pidió públicamente desde hace un par de años.

La única propuesta de la PGJE fue de mil pesos directos al salario base, cantidad que los inconformes calificaron como insuficiente.

Recordaron que hace un par de años lograron la firma de una minuta en la que se pactaba el incremento salarial del cien por ciento, además la entrega de bonos de riesgo y estímulos anuales, sin embargo el tiempo pasa y no concretiza nada, de ahí la decisión de iniciar el paro.

Ofrecieron una conferencia de prensa en el acceso principal de la PGJE, ahí denunciaron que mientras a ellos se les castiga financieramente, un grupo de cercanos al procurador Iñaky Blanco Cabrera recibe todo tipo de beneficios.

"Esta administración se ha dedicado al saqueo, nada más le da los privilegios a unos cuantos y reparten las plazas entre familiares y amigos, por lo que desplazan a gente que lleva años haciendo mérito", refirió Vianey Salgado Gallegos, una de las manifestantes.

Ella expuso que si los trabajadores de la PGJE reciben un incremento del cien por ciento sus ingresos llegarían en promedio a diez mil pesos, lo que apenas estaría en la media nacional.

"Nosotros somos los que menos ganamos de las procuradurías del país, nos pagan 4 mil pesos quincenales, pero nos dicen que al menos ese año no habrá nada para nosotros".

Los peritos se quejaron porque la mayor de las veces deben pagar con su dinero el material que utilizan, de la misma forma en que no tienen vales de gasolina para sus traslados y los viáticos hace mucho que les son retenidos.

Por eso la mañana del miércoles hicieron un planteamiento concreto: "Si nosotros cerramos todas las agencias (del Ministerio Público) del estado, ¿Quién va a trabajar detenidos y quien irá por los muertos? Estamos realmente ya en esa postura".

En la protesta denunciaron que Miguel Ángel Urrutia, asesor del procurador Iñaky Blanco es quien mueve la vida institucional de la PGJ, lo mismo amenaza que intriga para desarticular el brote de inconformidad.

Salgado Gallegos sostuvo que la protesta fue respaldada por representantes de Teloloapan, Taxco, Iguala, Coyuca de Catalán, Zihuatanejo y Tixtla, entre otras ciudades.