Paran actividades en 3 municipios en Oaxaca

Empleados y policías de los ayuntamientos de San Pablo Huixtepec y Tlacolula de Matamoros y de Juchitán de Zaragoza, se apoderaron de las sedes para exigir el pago de aguinaldos.
En Juchitán, los uniformados se manifestaron para exigir el adeudo de sus quincenas atrasadas y su aguinaldo.
En Juchitán, los uniformados se manifestaron para exigir el adeudo de sus quincenas atrasadas y su aguinaldo. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

En tres municipios, policías y trabajadores declararon un paro general de labores y se apoderaron de las sedes de sus respectivos ayuntamientos para exigir el pago oportuno de sus quincenas retrasadas y sus aguinaldos.

Se trata de los municipios de San Pablo Huixtepec y Tlacolula de Matamoros en la zona del valle Central y de Juchitán de Zaragoza en la región del Istmo de Tehuantepec.

En Juchitán unos 300 policías estallaron un paro de labores indefinido para exigir el pago de sus quincenas retrasadas y su aguinaldo al alcalde perredista, Saúl Vicente Vásquez.

Los uniformados cerraron el cuartel de la corporación y se instalaron en plantón frente a la sede del ayuntamiento.

Juchitán es considerado uno de los municipios donde se registra la más alta incidencia delictiva del estado.

Martín Albino Mendoza, comisario de Seguridad Pública Municipal, informó que el plazo para el pago de las quincenas retrasadas y aguinaldo de los policías y de todos los trabajadores del ayuntamiento, venció el 20 de diciembre.

En tanto, en San Pablo Huixtepec, son 150 los policías y trabajadores que se declaran en huelga de brazos caídos y paro laboral apoderándose de la sede de su ayuntamiento para exigir el pago de sus aguinaldos.

Los uniformados advierten que pese haber sostenido un acercamiento con autoridades municipales y estatales, aún no ha habido respuesta de parte de la autoridad municipal, cuyo único argumento ha sido que no cuenta con recursos presupuestales para liquidar los pendientes.

Mientras tanto, en Tlacolula de Matamoros son 130 los policías que también cerraron las puertas de su cuartel, y guardaron su armamento en su bodega para manifestarse en las puertas del ayuntamiento exigiendo el pago de su aguinaldo.


MMR