• Regístrate
Estás leyendo: Padres de familia obligan a maestros de la 22 a dar clases
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 05:37 Hoy

Padres de familia obligan a maestros de la 22 a dar clases

Los padres se apoderaron de las tres escuelas de San Miguel del Puerto y amenazan a 14 profesores con echarlos si deciden sumarse a las protestas de la disidencia magisterial.

Publicidad
Publicidad

En la costa oaxaqueña existe un lugar donde los maestros de la sección 22 no tienen el control e incluso son obligados a trabajar, a dar clases y no estar en paro, se llama San Miguel del Puerto.

En este municipio de solo 7 mil 500 habitantes, a hora y media de Huatulco, los padres de familia decidieron apoderarse de las tres escuelas del pueblo y amenazar a los 14 maestros de la CNTE con correrlos de la comunidad si dejaban a sus niños sin clases, sin importarles que el resto de sus compañeros de la disidencia permanecen en paro en el resto del estado desde el 15 de mayo.

Un lugar visitado por el turismo para conocer sus paradisiacas cascadas, como las de Llano Grande, donde sus habitantes pusieron a prueba a los docentes y los metieron a tres casas particulares: dos para enseñar a solo 38 alumnos de primaria y una para siete niños de kínder y siete de telesecundaria. Desde hace tres años han cumplido.

"Bajo amenaza, no hay engaño. Los de la 22 trabajan porque también los padres tienen cierta condición sobre ellos: si se van a paro, definitivamente se van del municipio", dice Cecilia Cervantes, integrante del Comité de Padres de Familia.

"Hablamos con los maestros de la manera más atenta para que se quedaran a trabajar, que ya no queremos más paros, pero ellos decidieron que se iban a paro y, por lo tanto, los padres de familia tomamos la decisión de quitar los candados, cambiarlos y no dejarlos entrar a las escuelas, porque estamos hartos de paros, si de por sí es un pueblo bastante olvidado por el gobierno, que por lo menos nuestros hijos tengan una educación buena", dijo.

Con la advertencia de los ciudadanos, desde que comenzaron los conflictos magisteriales contra la reforma educativa, los padres se apropiaron de sus escuelas y confiarles al resto de los alumnos (220) a solo tres maestros de la sección 59 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), a la que la 22 llama espuria, y a otros cuatro docentes comunitarios, a los que la misma gente del pueblo les proporciona dinero para pasajes y alimentos, y a quienes el Ieepo no reconoce ni les paga.

Irma Lozano, directora de la telesecundaria, y agrupada en la sección 59 exige a los gobiernos estatal y federal su respaldo, y denuncia que la 22 viola varias normas de educación que establecen que no se puede trabajar con menos de 14 niños por grupo y mucho menos utilizar la misma clave de las escuelas para realizar trámites oficiales, "porque están en la calle y es un delito".

En el pueblo, dedicado al cultivo de frijol, algunas frutas y a la explotación de sus plantas medicinales se organizan para alimentar y consentir a sus profesores que dan clases en sus escuelas, pero también reconocen que la 22 no ha generado actos de violencia, pero sí problemas.

Los padres consideran que hay conflictos, porque ante el Ieepo la sección 22 está oficialmente a cargo de las tres escuelas, por lo que son ellos los que reciben los beneficios, como las tarjetas electrónicas para comprar útiles y uniformes, y que solo reparten a sus 52 alumnos, pero quedan las otras 220 para los otros alumnos que reciben clases de la sección 59.

José Luis Guijón aseguró que desde hace tres años el Ieepo lo presiona con un trámite burocrático porque no manda el certificado de primaria de su hijo que está a punto de terminar la secundaria y que ahora corre el riesgo de no poder graduarse por no tener ese documento oficial, pese a que ha viajado más de seis horas a Oaxaca para llevar las boletas con firmas de sus maestros y sellos de la primaria Año de Hidalgo.

"Esto lo atoran allá por la corrupción que ha generado la 22. Yo me pregunto qué es lo que hace el gobierno federal con su reforma educativa, a nosotros no nos interesa si le da trabajo a la 22 a la 59, pero que se fije en qué personas trabajan y que arregle los problemas de las escuelas, pero que vengan, que no lo hagan a larga distancia", dice Guijón.

Desde hace tres años, los 52 niños a los que enseña la 22 han tomado la vía principal de este municipio como patio de recreo, pese al peligro que corren los niños al estar en una calle transitada por bicicletas, motos, autos y camionetas.

El director de la telesecundaria de la 22 dice que están en paro, pero sí dan clases es para evitar que les quiten sus plazas los de la 59, e incluso reconoce que San Miguel del Puerto es el único lugar donde la 22 "no puede echar a los periodistas".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.