• Regístrate
Estás leyendo: Oían llorar a la niña... que nunca existió
Comparte esta noticia
Lunes , 23.07.2018 / 11:19 Hoy

Oían llorar a la niña... que nunca existió

"Con la niña fue una fortuna saber que nosotros le hablábamos y hacia lo que nosotros le decíamos", dijo el capitán primero del Ejército, Israel Velázquez Gutiérrez.

Publicidad
Publicidad

Rubén Mosso

Una niña que nunca existió, a quien nombraron Frida Sofía, motivó una frenética búsqueda por más de 40 horas entre los escombros del colegio Enrique Rébsamen que resultó afectado por el terremoto del pasado martes que dejó un saldo de 19 niños y seis adultos muertos.

El caso llamó la atención internacional, porque durante la búsqueda de la niña, ingenieros, Protección Civil, topos y militares, afirmaron que entre las ruinas podía haber cuatro niños más con vida, lo anterior por las señales de calor que captaron sensores térmicos usados en la zona del desastre.

La noticia se convirtió en símbolo de la esperanza de esta tragedia y de inmediato rescatistas de Israel y Japón ofrecieron su apoyo para ir retirar las losas de concreto que le arrancaron la vida a otros menores de edad cuyos cuerpos fueron llevados al Servicio Médico Forense.

TE RECOMENDAMOS: La frustrante invención de la niña Frida Sofía

El miércoles, alrededor de las tres de la tarde, un rescatista y un ingeniero, ambos civiles, informaron al subsecretario de la Secretaría de Marina-Armada de México, Ángel Enrique Beltrán Sarmiento, quien estaba al frente de las operaciones de rescate, lo siguiente:

"(Un sensor térmico) nos indica la temperatura probable. Tenemos dos temperaturas; ésta que vemos aquí puede ser un tórax, ahorita confirmados por una doctora de la Policía Federal... Ileana está con vida -interrumpe el ingeniero presente-, porque la temperatura del entorno es fría. El mando de la Marina sólo asienta con la cabeza.

El rescatista le propuso a Sarmiento que para no arriesgar recursos y personal, "mi recomendación sería tratar de tomar un ángulo distinto de una cámara con la intención de asegurarlo al cien, para poder utilizar todos los recursos y movilizarnos".

El ingeniero vuelve a tomar la palabra y se dirige al subsecretario para decirle que definitivamente se trata de un cuerpo con vida.

-¿Mueve los dedos?, preguntó el mano naval.

-Un poco. Contesta el ingeniero.

TE RECOMENDAMOS: Monchito, el rescate imposible en el terremoto de 1985

Un soldado también se dirige al almirante de la Marina para informarle que con el escáner lograron detectar (al niño) y con una cámara térmica.

Las personas que dialogan con el subsecretario tratan de convencerlo, que el uso de tres tecnologías permiten presumir que hay dos niños vivos; gracias a las tecnologías térmica, sonora y de movimiento. El mando naval les da luz verde para seguir adelante, porque la prioridad es el rescate de los menores.

En el interior del colegio los rostros del personal docente se ilumina cuando escuchan que hay esperanzas de rescatar a dos niños. Y la esperanza vuelve a crecer cuando un grupo de rescatistas afirma que hicieron contacto con la niña y grabaron un video.

LA ESCUCHE LLORAR

Las buenas noticias seguían en aumento cuando alrededor de las siete con treinta minutos del miércoles, el capitán primero del Ejército, Israel Velázquez Gutiérrez, informó a sus superiores que el sensor térmico "dio una señal de cinco cuerpos" con vida.

"El aparato nos dio una señal de cinco cuerpos aproximadamente con vida todavía y detectamos dos cuerpos inertes, desafortunadamente no hemos podido llegar al lugar donde están, porque la estructura está muy débil y cualquier movimiento que no este bien coordinado puede causar un colapso total", explicó el militar.

El escáner utilizado capta la frecuencia de latidos de corazón, de respiración y de calor, y marca la distancia aproximada a la que se encuentra ese cuerpo con vida, los latidos del corazón y la temperatura corporal.

TE RECOMENDAMOS: Perrita Frida, al rescate de sobrevivientes en el Rebsamen

¿Se ha podido comunicar con los niños?

-De ninguna manera, es muy complicado meterse a los túneles, yo salí de ahí. Se escucha muchísimo el ruido de afuera, se incrementa cualquier ruido, cualquier fricción que hagan, y es muy complicado escuchar la voz de ellos.

"Escuchamos llorar a una niña hace aproximadamente 40 minutos, eso fue todo el dato que tenemos de esa señal que ella nos confirmó. La señal que nosotros hicimos es, nos escuchas, golpea dos veces con una piedra lo que tengas a lado; muévete, porque eso nos permite a nosotros saber si está consciente o no está consciente. En este caso, con la niña fue una fortuna saber que nosotros le hablábamos y hacia lo que nosotros le decíamos.

Sin embargo, la tecnología y el estado de ánimo del personal de las fuerzas armadas, quienes venían de realizar otras misiones de apoyo a la población en otros estados, sin descanso, así como de autoridades federales y locales, los condujo a seguir una pista equivocada por más de 40 horas, situación que hoy ha motivado que se exija una explicación para saber qué fue lo que realmente ahí pasó, donde sólo se pudo recuperar el cuerpo de una maestra que tenía 58 años de edad y que fue retirado de los escombros a las cinco con treinta minutos del jueves.


jbh

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.