Se esconden delincuentes por presencia militar en Guerrero

El alcalde de la Unión aseguró que las células del crimen organizado que operan en el límite con Michoacán saldrán cuando se retiren las fuerzas federales.

Guerrero

El presidente municipal de La Unión, Crecencio Reyes Torres aseguró que las células del crimen organizado que operan en el límite con Michoacán están escondidos por la presencia de las fuerzas federales, pero advierte que reaparecerán en cuanto las corporaciones se retiren.

El primer edil de filiación perredista comentó que hace una semana que en este municipio ubicado en el límite con Michoacán no se registran acciones de la delincuencia organizada, lo que es consecuencia del blindaje que ordenó el gobernador Ángel Aguirre Rivero.

"En estos momentos no hay ninguna detención, porque en cuanto llega el Ejército pone filtros de revisión en las carreteras y esto inhibe el tránsito de los delincuentes", anotó.

La orden de sellar el limite con Michoacán se emitió ante la persecución que hay de los denominados Caballeros Templarios, para evitar que la aparente pacificación de aquella entidad implique un recrudecimiento de la violencia es esta zona.

El alcalde de La Unión advierte que la delincuencia también varió su forma de operar ante las acciones de la federación, por lo que optó por esconder a sus integrantes y esperar a que los operativos disminuyan.

"Desde hace una semana que no se les ha visto en ningún pueblo, se escondieron pero seguramente habrán de aparecer después", anticipó.

La tranquilidad de los últimos ocho días es algo que los habitantes de La Unión valoran, pero también genera preocupación porque saben que la permanencia de las fuerzas federales no será permanente.

Reconoció que los municipios no cuentan con personal, armamento ni condiciones para combatir ese tipo de delincuencia, la apuesta es la intensidad con la que trabajen el Ejército, la Marina y la propia Policía del Estado, por lo que hizo votos para que se logre la mayor cantidad de líderes de las organizaciones criminales, para que el periodo de tranquilidad se extienda un poco más.