Chilpancingo tiene nuevo obispo

Monseñor Salvador Rangel dijo que está consciente de los tiempos complicados que se viven en Guerrero en materia de inseguridad, educación y movimientos sociales.
El obispo reconoció que la situación en Guerrero es difícil.
El obispo reconoció que la situación en Guerrero es difícil. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

El obispo Salvador Rangel Mendoza se instaló en la titularidad de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, en sustitución de su similar Alejo Zavala Castro.

Rangel Mendoza llegó a Chilpancingo acompañado del cardenal Alberto Suárez Inda y del arzobispo de arzobispo de Acapulco Carlos Garfias Merlos.

Hubo una recepción en la plaza central Primer Congreso de Anáhuac, en ella estuvieron presentes los alcaldes de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos y Silviano Mendoza, además del alcalde electo de la capital de Guerrero, Marco Antonio Leyva Mena.

Ya en el desarrollo de la misa llegó el gobernador electo, Héctor Astudillo Flores y el diputado federal Jorge Salgado Parra.

En una entrevista con reporteros, el obispo Rangel Mendoza manifestó que está consciente de los tiempos complicados que se viven en Guerrero en materia de inseguridad, educación y movimientos sociales.

Por todos los elementos negativos que se mencionan, el ahora responsable de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa manifestó que llega con la intención de promover la paz y la reconciliación.

Asumió que no será una tarea sencilla, pero indicó que está frente a uno de los retos más importantes de su vida pastoral.