Pide obispo de Cuernavaca no vender el voto

Monseñor Ramón Castro dijo a la ciudadanía que "un voto corrupto va a traer un gobierno corrupto".

Cuernavaca

El obispo de Cuernavaca, Monseñor Ramón Castro, llamó a la ciudadanía a salir a votar en la jornada electoral del próximo 7 de junio, pero lanzó la invitación "al pueblo a no vender su voto, porque un voto corrupto va a traer un gobierno corrupto".

Castro recordó la convocatoria que hizo en la homilía del pasado 23 de mayo, cuando lideró la caminata por la paz, a combatir el abstencionismo.

"No se dejen llevar por esa indiferencia que puede normalmente reinar en estas votaciones intermedias".

"Los exhorto a votar, que salgan a votar, a manifestar ese derecho y esa obligación que tenemos", dijo en entrevista en su oficina de la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, cuya construcción inició con Hernán Cortés y concluyó en 1565.

Desde la iglesia hace campaña para concientizar el voto al asegurar a los feligreses que "los regalos que les están dando (los candidatos de los partidos políticos) no los obliga a nada, y ellos tienen el poder en la urna al momento de votar".

Mencionó que se realizó la marcha por la paz ante las extorsiones y secuestros que ocurren en la entidad, principalmente en los municipios de Puente de Ixtla y Amacuzac por lo que anticipó que sacerdotes podrán en operación un Observatorio de Paz, con el objetivo de "contabilizar todo este tipo de situaciones, para hacer un análisis real de la situación".

Por lo pronto, a partir de este primero de junio se pondrán en marcha los tres primeros centros de escucha dedicados a las víctimas del delito para que reciban apoyo pastoral, espiritual, psicológico, y hasta jurídico en caso de ser necesario.

Explicó que se decidió realizar este tipo de centros, ubicados en Cuautla, Jonacatepec y Ocoituco, siguiendo el ejemplo de la Arquidiócesis de Acapulco para atender a las víctimas a fin de que no se conviertan en victimarios.

El Obispo aseguró que "hay muchísima gente que no denuncia y no tiene confianza en ninguna institución, vienen a desahogarse con nosotros a compartir sus penas, a que los acompañemos en su dolor. Son situaciones que son muy duras, muy dramáticas y que no denuncia por más que insistimos".