Toman normalistas su plantel en Chilpancingo

Estudiantes se solidarizaron con engresados, pues también ellos quieren la garantía de que tendrán plazas de base.  
Alumnos de la CENEIMA cerraron las entradas e impidieron el acceso al personal de intendencia, trabajadores administrativos y docentes.
Alumnos de la CENEIMA cerraron las entradas e impidieron el acceso al personal de intendencia, trabajadores administrativos y docentes. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

Estudiantes de la Centenaria Escuela Normal del Estado, Ignacio Manuel Altamirano (CENEIMA) tomaron por espacio de 12 horas las instalaciones de su plantel, en solidaridad con los egresados que exigieron la entrega de plazas con una marcha en la Ciudad de México.

Los alumnos de la CENEIMA, ubicada en el centro escolar Vicente Guerrero llegaron a su escuela desde las 06:00 horas y cerraron las entradas de inmediato, por lo que impidieron el acceso al personal de intendencia, trabajadores administrativos y docentes.

Sin dar a conocer sus nombres, los estudiantes señalaron que era una forma de manifestar su solidaridad con los integrantes del Frente Único de Egresados del Estado de Guerrero (FUNPEG), que este martes marcharon en la ciudad de México para demandar la liberación de por lo menos 100 plazas de base.

Este 24 de septiembre estaba programada una reunión del FUNPEG en la Secretaría de Gobernación, a la que se convocó al gobernador Ángel Aguirre Rivero y la titular de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) Silvia Romero Suárez.

En la protesta se requirió la entrega de plazas docentes para 100 egresados que son considerados como no idóneos, ya que no alcanzaron el puntaje mínimo establecido en la evaluación nacional.

Aunque han dialogado con las autoridades estatales, señalaron que al FUNPEG solamente le han ofrecido plazas con salarios muy bajos y contratos administrativos, los que no aceptaron bajo el argumento de que no representan la solución real para su problema.

La razón por la que se sumó la población estudiantil de la CENEIMA, es porque pretenden que se garantice la cobertura con plazas para las generaciones venideras, pues consideran que es un derecho que les asiste porque para ello se preparan durante cuatro años.

Los normalistas recordaron que la matrícula en los planteles en que se forman docentes es muy reducida, lo que ya garantiza que a las aulas se incorporen solamente los mejor calificados.

Por esa razón, dijeron que acompañarán el movimiento del FUNPEG hasta conseguir que todos los egresados tengan acceso a la fuente de trabajo.