Rezan en Veracruz por normalistas

El vocero de Diócesis Católica de Veracruz, Víctor Díaz, señaló que dedicaban la homilía a quienes han desaparecido, pero sobre todo a sus familias.
El vocero de Diócesis Católica de Veracruz, Víctor Díaz, señaló que dedicaban la homilía a quienes han desaparecido.
El vocero de Diócesis Católica de Veracruz, Víctor Díaz, señaló que dedicaban la homilía a quienes han desaparecido. (Isabel Zamudio)

Veracruz

Que el 2015 sea un año mejor, que los hechos de violencia cesen, que no haya más desaparecidos y que tengamos un mejor México para vivir, fue la plegaria de la Iglesia Católica veracruzana durante la homilía ofrecida en la Catedral en memoria de los desaparecidos en Veracruz y el país.

Víctor Manuel Díaz Mendoza, párroco de la catedral de Nuestra Señora de la Asunción manifestó que la situación que se vive en Veracruz es la misma que se sufre en todo el país; es necesario poner todos de nuestra parte, y exigir que el gobierno cumpla con su trabajo de garantizar un México tranquilo.

Este 31 de diciembre el vocero de Diócesis Católica de Veracruz señaló que dedicaban la homilía a quienes han desaparecido, pero sobre todo a sus familias; a los normalistas de Ayotzinapa; al padre Gregorio López Gerónimo que fuera asesinado, a todos los que no han sido encontrados por sus seres queridos.  

"Todos hemos hablado sobre esto, esperamos que este año 2015 cese todo esto; todos tenemos que poner de nuestra parte, todos somos protagonistas de la construcción de la paz; la autoridad poniendo pues la estructura, pero todos participando. Si esto sigue estamos construyendo una sociedad totalmente tensa en la que nunca vamos a tener la paz".

Recordó que el fundamento para tener paz es Cristo; cuando el hombre vuelve al principio tendremos una sociedad y una familia diferente.

La misa por las familias de los desaparecidos se dedicó porque "Muchísimas personas vienen siempre y comentan su situación por la pérdida de un hijo de muerte natural o una enfermedad, pero también hay muchos que han desaparecidos, están muertos o están vivos para ellos; la Iglesia quiere unirse con ellos en esta época de fin de año".

Consideró que la fe puede animarlos a seguir adelante, a recordar que Dios le dio a sus hijos y no se los dio por unos meses, sino para siempre y que también en la eternidad todos somos hijos de Dios.

Entre las familias de desaparecidos llegó la señora Martha Elba Jiménez Jiménez, cuyo hijo Óscar de Jesús Jiménez desapareció el 7 de enero del 2013 en el puerto de Veracruz. No se ha cansado de buscarlo dijo, y seguirá pidiéndole a Dios por él.

Lamentó que las autoridades solo les dan pláticas, asesoría psicológica, pero no resultados, ni respuesta convincente.

Sus seres queridos no aparecen; son muchos los desaparecidos en el país y el hecho de buscarlos y difundir lo sucedido los pone en riesgo también, comentó.

Dijo orar por la paz, pues todos estamos expuesto a sufrir desapariciones, por ello llamó  a cuidarse.