Realizan pruebas a cuerpos hallados en fosas de Iguala

El procurador de Justicia de Guerrero detalló que se practican pruebas de ADN a los cuerpos localizados en las fosas clandestinas para determinar si pertenecen a los estudiantes de Ayotzinapa.
Jesús Martínez, Ángel Aguirre e Iñaky Blanco en la conferencia de prensa.
Ángel Aguirre e Iñaky Blanco en la conferencia de prensa. (José Hernández/Cuartoscuro)

Ciudad de México

Los cuerpos hallados en las seis fosas clandestinas de Iguala son sometidos a pruebas de ADN para determinar si pertenecen a los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, informó el procurador de justicia de Guerrero, Iñaky Blanco Cabrera.

El funcionario dijo que aún no es posible saber el número de cuerpos ni si se trata de los estudiantes. La Policía Federal y la Procuraduría General de la República realizan las pruebas periciales y de ADN.

"El hallazgo de las fosas tiene que ver con la investigación que lleva a cabo la Procuraduría y muy particularmente con la detención de varias personas, las declaraciones, los testimonios de estas personas son las que nos han permitido llegar hasta ese lugar y bueno en su momento les daremos a conocer el grado de participación de distintos involucrados en los hechos", dijo el procurador en rueda de prensa en la que estuvo el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre.

El funcionario estatal dijo que el grupo delincuencial 'Guerreros Unidos' está involucrado en la violencia generada en los últimos días en Iguala.

Hasta ahora hay 30 personas detenidas entre ellos policías municipales, miembros de la delincuencia organizada que realizaban labores de halconeo y gatilleros, dijo Blanco.

Recordó que se promoverá un juicio de procedencia en contra del alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, para que pierda el fuero; y dijo que se solicitó la colaboración de las procuradurías de todos los estados, incluida la PGR y la Interpol para dar con el paradero del munícipe.

La mañana de este sábado fueron halladas varias fosas clandestinas en la colonia Las Parotas a 30 minutos del punto en que la policía preventiva de Iguala agredió a balazos a estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa la noche del viernes 26 de septiembre y en el que murieron tres estudiantes y 43 fueron desaparecidos.