Normalistas están fuera de control: síndico de Tixtla

David Martínez Valadez, quien fue retenido por los estudiantes después del enfrentamiento con policías, dijo que ha faltado aplicar la ley al gobernador interino de Guerrero.
Los normalistas vandalizaron oficinas en Tixtla.
Los normalistas vandalizaron oficinas en Tixtla. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El síndico procurador de Tixtla, Guerrero, David Martínez, consideró que ya se debe aplicar la ley contra los normalistas, al considerar que ya se salieron de la ley, luego de que el sábado pasado fue secuestrado tras el enfrentamiento que hubo entre estudiantes y policías.

“Ha faltado aplicar la ley por parte de la autoridad local. Yo creo que es importante que nuestro gobernador interino (Rogelio Ortega) pudiera dialogar con ellos, porque lo que ellos ahora hacen se ha salido de control, han secuestrado, han robado; ya rebasaron los límites de la gobernabilidad del estado”, dijo en entrevista con Jorge Berry para Grupo Imagen.

El funcionario municipal recordó que siempre han respetado a los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, Raúl Isidro Burgos, lo mismo que a los padres de familia.

“Nosotros siempre hemos respetado a los jóvenes, a los padres de familia, somos padres y comprendemos su dolor, pero esto ya se salió de control”.

Recordó que se encontraba en una reunión cuando les informaron del enfrentamiento en Zumpango-Chilapa entre normalistas y policías, porque los primeros habían tomado una pipa de combustible.

“Estábamos en un reunión, en una sede alterna, porque el palacio municipal se encuentra  ocupado desde hace varios meses por los maestros, cuando llegaron los estudiantes y de manera violenta empezaron a golpear a los policías que estaban ahí”.

El enfrentamiento entre policías y estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa generó este sábado un clima de tensión en los municipios de Tixtla y Chilpancingo, en Guerrero.

El conflicto comenzó alrededor de las 12:00 horas, cuando al menos 200 policías antimotines interceptaron a cerca de 50 normalistas rurales mientras circulaban sobre la carretera federal México-Acapulco y se disponían a tomar el libramiento a Tixtla.

Los policías se concentraron en el punto conocido como Tierras Prietas, cerca del hospital general Raymundo Abarca Alarcón, donde se colocaron sobre la autopista para interceptar el autobús y lanzar gases lacrimógenos para dispersarlos.