Padres de los 43 llaman a suspender las elecciones

Los padres de los 43 normalistas desparecidos llamaron a los diputados a que trabajen para que no se lleven a cabo las elecciones en junio próximo para evitar que delincuentes lleguen al poder.

Chilpancingo

Frente a las instalaciones del Congreso local, padres de los 43 desaparecidos desde la noche del 26 de septiembre en Iguala, acompañados de estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa exigieron la suspensión de los comicios del 7 de junio en el estado de Guerrero.

El planteamiento de los jefes de familia, va en el sentido de frenar el acceso a espacios de poder público a delincuentes como el ex alcalde de Iguala José Luis Abarca Velásquez, quien coordinaba al cártel de los Guerreros Unidos en la región Norte de Guerrero.

Padres y alumnos llegaron a Chilpancingo a bordo de cuatro autobuses de pasajeros, descendieron de ellos en el monumento a Las Banderas y caminaron sobre la avenida Lázaro Cárdenas en dirección hacia el sur, hasta llegar a las instalaciones del Congreso local.

Antes de que los manifestantes llegaran, los diputados, trabajadores y visitantes evacuaron las instalaciones, aunque se les aclaró que la sesión de Pleno convocada para este jueves no sería suspendida en forma definitiva.

Dentro del Congreso únicamente se quedó un grupo de policías antimotines, aunque en esta ocasión no fue necesario que intervinieran, puesto que los padres ni los alumnos intentaron meterse.

Vidulfo Rosales Sierra, abogado de los padres comentó que la visita en las instalaciones del Poder Legislativo tuvo la intención de hacer un llamado a la suspensión del proceso electoral de junio próximo.

"Queremos que los diputados hagan los llamamientos para que las elecciones se suspendan, que entremos en un proceso de reflexión, de análisis sobre lo conveniente que vayamos a una contienda en las condiciones actuales", refirió.

Aclaró que el planteamiento es solamente para el caso de Guerrero, pues no hay en estos momentos condiciones para proponer una suspensión general de los comicios , ya que lo sucedido en Guerrero la noche del 26 de septiembre fue sumamente grave, lo que dejó en evidencia la colusión que hay entre miembros de la clase política con grupos delictivos.

Recordó que ya el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) ha dado a conocer algunos datos respecto a la vinculación de por lo menos 30 presidentes municipales con la delincuencia organizada, tanto del PRI como del PRD.

Manifestó que el caso de Carlos Reyes Torres, ex dirigente estatal del PRD es uno de los que Seguridad Nacional menciona con mayor insistencia respecto a vínculos con organizaciones criminales.

"Personajes como él es de los que hablamos, gente que tiene averiguaciones previas abiertas, gente por la que no podemos ir a las votaciones porque representan el riesgo de que haya otro caso Ayotzinapa", apuntó.

Para el abogado, es necesario abrir un impasse para oxigenar a clase política, buscar de manera conjunta una depuración de la clase política actual.

Con la suspensión de los comicios, dijo que los poderes de la unión tendrían que propiciar la instalación de interinos para evitar la paralización de las instancias locales.

En caso de que haya una respuesta positiva en el Congreso, dijo que se tendría que instalar una mesa de trabajo que haría más factible la suspensión de los comicios sin propiciar ingobernabilidad.

Felipe de la Cruz, vocero de los padres afectados, aclaró que de ninguna manera se pretende generar inestabilidad, si no dar pie a la depuración de la clase política vigente para que no haya más casos como el de José Luis Abarca.

El mitin frente al Congreso local se desarrolló sin confrontaciones.