Cuerpo de normalista exhumado será entregado el viernes

A tres meses de iniciada una diligencia, que debió desahogarse en solo cuatro días, los restos de Julio César Mondragón serán devueltos a sus familiares.
Cuitláhuac Mondragón, tío de Julio César Mondragón, estudiante de la Normal Rural de Ayotzinapa.
Cuitláhuac Mondragón, tío de Julio César Mondragón, estudiante de la Normal Rural de Ayotzinapa. (Rogelio Agustín)

Chilpancingo

Esta semana, los restos del estudiante de la Normal Rural de Ayotzinapa Julio César Mondragón serán devueltos a su familia, a tres meses de iniciada una diligencia que debió desahogarse en solo cuatro días.

Cuitláhuac Mondragón, tío de Julio César, informó que los restos del joven desollado por presuntos integrantes de Guerreros Unidos, tras los ataques del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, volverán al panteón el próximo jueves 12 de febrero.

La causa por la que se repuso la diligencia, es que las autoridades no habían realizado el trabajo encaminado a certificar la tortura que Mondragón sufrió antes de ser asesinado.

El tío de la víctima recordó que el 28 de septiembre de 2014, la esposa y varios familiares viajaron a Guerrero para realizar el reconocimiento del cadáver, lo que representó un trance sumamente doloroso.

El 4 de noviembre de 2015, a más de un año de los hechos de Iguala, la familia requirió que los restos de Julio César se exhumaran para confirmar que fue víctima de tortura.

"Cuando nosotros venimos a reclamarlo, vimos el cuerpo lleno de moretones; desollado y con una expresión de dolor, pero al ver el acta de defunción solamente decía homicidio calificado y edema cerebral provocado por objeto contundente, entonces dijimos a la autoridades de Guerrero que no firmaríamos, ya que mínimo debía decir que fue torturado".

Debió pasar más de un año para exhumar el cuerpo y realizar el diagnóstico en el que se anotara que Julio César fue torturado.

"Todos sabemos que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha dicho que en México hay tortura, mientras que el gobierno federal ha dicho que no".

Indicó que la diligencia encaminada a comprobar que Julio César fue torturado debería tardar cuando mucho una semana, estimándose las fechas del 4 al 9 de noviembre, pero de manera extraña el resultado se ha demorado.

"El 7 de noviembre, cuando estábamos con los forenses argentinos, dijimos que necesariamente debería existir un documento que nos acredite que se trata de Julio César, pero lo único que tenían era un estudio en el que plasman las huellas, mismas que estaban completamente borrosas, la encargada de los peritos nos dijo que dicho documento no estaba dictaminado, por lo que se exigió una prueba de ADN".

En consecuencia, la diligencia que tardaría una semana ya se demoró más de un mes, solo por una prueba de ADN.

Cuitlahuac Mondragón destacó que existe la hipótesis de que en el gobierno federal se pretende prolongar el caso, quizá en la perspectiva de que ya en el mes próximo el grupo independiente de especialistas de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tendrá que abandonar el país.

"Lo que sabemos, es que hasta el 12 de este mes nos entregarán el cuerpo de Julio César, deben tener claro que no solo lo torturaron a él, también torturaron a la familia", indicó.

Lamentó que las autoridades mexicanas pretendan ocultar la tortura cometida en contra de un estudiante, pero indicó que no van a descansar hasta que se sepa la verdad, ya que la impunidad solamente garantiza que el país seguirá avanzando en una ruta de descomposición.