• Regístrate
Estás leyendo: Norberto Rivera se reúne con víctima de pederastia
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 00:56 Hoy

Norberto Rivera se reúne con víctima de pederastia

Es el primer encuentro de este tipo que informa la arquidiócesis; ayudarán a las autoridades del DF en el proceso penal contra el cura Carlos López.

Publicidad
Publicidad

El cardenal Norberto Rivera Carrera se reunió con Jesús Romero Colín —quien durante cinco años fue víctima de abuso sexual por el cura Carlos López Valdez—, y aceptó ayudar en la investigación que realiza la Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF), informó Hugo Valdemar Romero, director de comunicación social de la Arquidiócesis de México.

Esa es la primera vez que informan sobre un encuentro del cardenal Rivera con una víctima de pederastia, a quien “le pidió perdón” por lo que sufrió.

La reunión, que se realizó el 18 de febrero, fue a petición de Romero Colín, ahora de 31 años, y se llevó a cabo “de manera cordial y respetuosa, se puede calificar de positiva”, dijo Valdemar.

El cardenal escuchó durante una hora “con paciencia y tranquilidad” los comentarios de la víctima y sus abogados. A Rivera Carrera, explicó su vocero, le solicitaron que “coadyuvara en el proceso judicial que se lleva en el Distrito Federal”.

En la parte judicial, explicó Valdemar, “la autoridad puede hacer una petición formal para obtener información del archivo eclesiástico y, a través de los abogados de la curia, se les entregará lo que requieran... porque las instrucciones del Papa son que se coadyuve con las autoridades civiles”.

Romero Colín calificó el encuentro de “cordial” e informó que la próxima semana el cardenal citará a conferencia de prensa para dar a conocer cómo va el caso ante las autoridades civiles e informar sobre las reuniones realizadas con el nuncio apostólico, Christophe Pierre.

Cartas con el Papa

La víctima hizo pública en enero una carta que le envió el Papa, fechada en el Vaticano el 19 de julio de 2013, en la que señala: “Señor Jesús Romero Colín: Tengo recibida su carta. Con dolor, vergüenza, la releí y también con los mismos sentimientos la respondo. Perdón en nombre de la Iglesia, así con sencillez se lo pido...

“Rezo por usted y por todos los que pasaron por ese martirio; quiero estar cercano. En usted y en los que han sufrido lo mismo, veo la cara de Cristo ultrajada. Estoy a su lado y, por favor, le pido que rece por mí (...) Fraternalmente: Francisco”, concluye la misiva.

Ésta se dio como respuesta a la carta enviada por el joven al Papa tres meses después de haber iniciado su pontificado, en la que expuso que cuando era monaguillo y tenía 11 años fue víctima de abuso sexual durante cinco (1994-1999) por parte del sacerdote Carlos López Vádes, en la parroquia de San Agustín de las Cuevas (Tlalpan) y en la casa que el religioso tenía en Cuernavaca.

La historia de Jesús Romero Colín se narró después en el documental Agnus Dei, Cordero de Dios (2011), de la cineasta Alejandra Sánchez.

Las denuncias

Al principio la mamá de Jesús denunció los abusos ante el obispo auxiliar, Jonás Guerreo, actualmente obispo de Culiacán, quien no hizo algo al respecto.

Ocho años después del último ataque, en 2007, se hizo pública la decisión de suspender al sacerdote para investigarlo y, después de reunir pruebas y testimonios, se inicio su proceso en el Vaticano. Dos años después se aplicó al cura la pena máxima de la Iglesia: expulsarlo definitivamente del ministerio y reducirlo al estado laical.

En el mismo año que inició el juicio eclesiástico, Romero Colín decidió denunciar al pederasta ante la Fiscalía Especializada contra Delitos Sexuales de la PGJDF, y en una primera resolución se determino el “no ejercicio de la acción penal” y se archivo el caso; sin embargo, después de la publicación de la carta de Francisco, la averiguación previa se reactivo.

Respecto al actuar de Guerrero, la víctima informó al cardenal Rivera Carrera que desde el principio éste no atendió su denuncia.

Al respecto, Valdemar comentó: “Nos quedamos sorprendidos y también le explicamos que en un caso así no puede intervenir el cardenal, porque no está bajo su jurisdicción, es de Francisco y la nunciatura porque Jonás es obispo de Culiacán y solamente depende del Papa. En ese sentido el cardenal no puede hacer nada porque ya no es su auxiliar”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.