• Regístrate
Estás leyendo: "No somos los únicos y estamos en el lugar exacto"
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 22:03 Hoy

"No somos los únicos y estamos en el lugar exacto"

Martha Serrato madre de Jesús Emanuel, asegura que la vida de su hijo ha cambiado y ahora él puede comer alimentos sólidos.

Publicidad
Publicidad

Martha Serrato se encuentra en la sala de espera junto con Jesús Emanuel, su hijo de seis años que reportó parálisis cerebral y cuadriparesia espástica. Originarios del ejido Transporte, en el municipio de Gómez Palacio, ellos trabajan para conseguir la movilidad en el niño.

-Para los simples mortales como yo, ¿qué quiere decir parálisis cerebral y cuadriparesia espástica?- Quiere decir que su cerebro no se desarrolló bien, la parte más lesionada fue la motricidad, su inteligencia está normal, como la de cualquier niño pero no se puede mover.

Martha recuerda que llegó al CRIT cuando su niño tenía siete meses. Y aunque recibió rehabilitación en el IMSS, allí le dijeron que necesitaba más ayuda.

"La verdad tuvimos mucha suerte porque a los quince días nos avisaron que lo ayudarían, hablaron por teléfono, nos dieron el número de carnet y nos dijeron que ya tenía su cita. Entramos el mismo año que se instaló el CRIT".

"Me acuerdo mucho del primer día que llegamos. Fue como decir, ahora me siento como pez en el agua, desde que entramos la primer persona que nos recibió lo hizo con una sonrisa y dije, no somos los únicos y estamos en el lugar exacto".

En la búsqueda de soluciones, las mamás se desgastan, están atemorizadas pensando que el caso de sus hijos es único pero al llegar al CRIT se les enseña también a ellas a vivir con la discapacidad de sus niños. [OBJECT]

"Nos dan el diagnóstico de parálisis cerebral y piensas que ya se acabó la vida. Y no, va empezando. En realidad el cerebro es un misterio y hay niños que van a lograr una cosa y otros no, pero conforme pasa el tiempo Emanuel ha evolucionado bastante".

De recién nacido, Emanuel debía ser alimentado acostado, sólo podía comer papillas o líquido porque se atragantaba. A Martha le enseñaron a mover los músculos de la cara de su niño y así él aprendió a masticar.

Ahora come de todo, succiona con popote y comienza a usar un vaso entrenador.

“Él ha logrado muchas cosas, va a escuela regular, está en primero de primaria, se tuvieron que hacer muchas adecuaciones para que él pudiera acudir a la escuela. Es un gran esfuerzo porque en el ejido donde nosotros estamos no hay maestro de apoyo en la primaria. El CRIT ayuda mucho porque están al pendiente de que los niños estén integrados a la educación formal”.

Martha asegura que las personas que trabajan en el Centro lo hacen con amor a los niños. Ahora, dice, sólo falta que el gobierno municipal entienda la trascendencia del espacio.

“El alcalde Campillo está en un error porque hay muchos niños como Emanuel. Una vez un doctor me dijo que por la contaminación van a seguir naciendo muchos niños con discapacidad, si nos quitan el apoyo que según esto nos dan, no tendríamos quien nos ayudara porque al año serían millones de pesos que ninguna de las que estamos aquí tiene".

“El gobierno debe estar al pendiente. En una pared escribieron que por treinta años nos iban a apoyar. Escuché en la tele que se le da dinero a la ganadería y a la minería, pero ellos tienen. Nuestra población lo necesita bastante y la verdad es que nuestros niños solo le importan a los políticos cuando se tienen que tomar una foto”, sentenció Martha.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.