Ocho mil niños nacidos en EU llegaron a México en 2016

Los adolescentes enfrentan serias dificultades para adaptarse al sistema educativo; “en EU es muy diferente, usábamos mucha tecnología, aquí ni internet tenemos, las computadoras no sirven”, dicen.

Zacatecas

Es la hora del recreo, los jóvenes juegan en el patio, pero María Ruiz prefiere comer con un par de amigas en el salón de clases.

“Extraño el lunchtime”, dice mientras saborea una tortilla.

Las costumbres cambiaron desde hace un año para la joven estudiante nacida en Ventura, California. En febrero del año pasado, por cuestiones familiares, ella y su mamá regresaron al municipio Pánfilo Natera, en Zacatecas.

Su delgada voz de 13 años aún tiembla y los ojos se le humedecen  al recordar su primer día en México, pero sobre todo en la escuela, en primer año de secundaria.

“Se me dificultó casi todo, las matemáticas, cómo multiplicar, cómo dividir. Me decían algo en español y les decía que en inglés porque ¡sabe qué será!”, relata.

María no conocía nada sobre México, el país de su madre, y menos del municipio donde ahora vive, también llamado La Blanca. El choque cultural ha sido muy fuerte para la tímida joven, quien habla de manera natural el inglés, pero apenas unas cuantas expresiones en español.

En los últimos seis años se ha incrementado 10.5 por ciento el retorno de menores a esta entidad, al pasar de 7 mil 707 en 2010, a 8 mil 523 en 2016.

La adolescente es el ejemplo de las complejas necesidades educativas de esta población.

Sus profesores tuvieron que hallar la manera de integrarla a la dinámica en aula; sin embargo, no fue sencillo, porque incluso su nivel de inglés, al menos en la conversación, es mayor al de un profesor en la materia.

“María sufrió una gran sacudida al dejar las aulas de Estados Unidos y llegar a México. Para nosotros también fue un reto incorporarla con el resto de los alumnos, utilizamos monitores (personal docente de apoyo) y al profesor de inglés. Aunque ya está mejor, sigue sufriendo el retorno y aquí no tendrá psicólogos que le ayuden”, explicó Julián Cruz, su profesor de español.

Además, las diferencias entre el sistema educativo y la infraestructura estadunidense con las condiciones en México son profundas.

“Era muy divertido y utilizábamos mucha tecnología, aquí ni internet tenemos, las computadoras no sirven. En los salones hace frío, allá había clima”, cuenta la niña, quien salta con facilidad en la conversación del inglés al español.

La incorporación de María al salón de clases fue paulatina con ayuda de algunos textos bilingües y el aprendizaje de reglas gramaticales básicas.

Sin embargo, la Secretaría de Educación de Zacatecas admite que no existen protocolos de atención para este tipo de población.

“Los niños que regresan son una oportunidad de bono demográfico, pero no está siendo fácil, en las comunidades recibimos quejas de que no se les considera, tienen problemas de adaptación”, señala la titular de Educación, Gema Mercado.

Los programas para la convivencia escolar y el nacional de Inglés son las principales estrategias para atender a esta población migrante, pero tienen limitaciones. Tan solo este último, según la dependencia, cuenta con capacidad financiera para pagarle apenas a 300 maestros de inglés.

La funcionaria estimó que de ocurrir un regreso masivo de jóvenes méxico-americanos, el estado puede aumentar hasta 60 por ciento su capacidad de matrícula; no obstante, reconoció que ello no significa garantía de calidad educativa.

“Necesitamos mejorar el tema de capacitación y enseñanza de inglés de los maestros, así como las dinámicas de incorporación de los alumnos”, dijo.

“TE MOTIVAN MÁS”

En otro salón de la misma secundaria “Jesús Larios”, un joven de 15 años ansía regresar a Estados Unidos.

Oriundo de la capital de Oklahoma, Marcos Salas vivió siete años en la Unión Americana y aunque regresó en 2008 junto con sus padres a Zacatecas, aún habla inglés y extraña la enseñanza de aquel país.

 “Lo bueno de las escuelas de allá es que enseñan más a reflexionar que a memorizar, allá se motiva uno más porque lo premian cuando hace uno las cosas bien”, explica el alumno de tercero de secundaria.

El sueño del joven de piel apiñonada y cejas tupidas es estudiar robótica en EU y trabajar en Apple. Por ello, cuando concluya la educación básica definirá si estudia en suelo estadunidense.

Sin embargo, sus padres no están tranquilos, pues temen que Marcos pueda sufrir algún tipo de discriminación por el discurso racista de Donald Trump.

Pero eso no asusta a Marcos: “I´m going to study in US, I don´t care about Trump” (Estudiaré en EU, no me importa Trump), afirma.

Forma parte de ese numeroso grupo de niños nacidos en EU, a quienes el país no puede asimilar bien, como ocurre en Zacatecas.

El desafío para estos jóvenes es continuar en México con sus padres, pero con la añoranza del ambiente y la educación en Estados Unidos, una nación que no es de sus padres, pero sí de ellos, y cuyo Presidente les provoca enojo y tristeza.

Aunque son jóvenes que retornaron durante la administración de Barack Obama, cuando hablan sobre Trump, sus rostros se transforman y contienen la respiración.

“I would say: If your family were mexican, would you do that to your mexican family? If you had a mexican family, you feel something” (Le diría: si su familia fuera mexicana, ¿le haría eso a su familia? si tuviera familia mexicana, sentiría algo), expresa María.

En Estados Unidos hay alrededor de 11.2 millones de inmigrantes mexicanos, Zacatecas ocupa el doceavo lugar de las entidades de México con más movilidad hacia aquel país, ya que de 2009  a 2014 emigraron 22 mil 123 personas.