Puebla exporta dos millones de figuras para los nacimientos

En Santiago Acatlán se elaboran Niños Dios, Reyes Magos y Vírgenes para los tradicionales nacimientos. Los precios oscilan entre los 250 y tres mil pesos.

Puebla

Los pobladores de Santiago Acatlán en Tepeaca Puebla, viven entre Reyes Magos, representaciones del Niño Dios y de la Virgen de Guadalupe, los tradicionales “nacimientos”, mulas, caballos y burros, figuras elaboradas con yeso que comercializan ante la llegada de la Navidad.

A lo largo del año, más de 90 por ciento de las familias del poblado ubicado a la altura del kilómetro 30 de la carretera federal Puebla-Tehuacán, preparan 2 millones de piezas para la temporada decembrina.

El seminarista del Seminario Palafoxiano de Puebla, Issac Zavaleta, originario de la comunidad dedicada a la elaboración de las figuras tradicionales para los llamados “nacimientos” en yeso, pasta y resina.

 “Es un proceso largo de realizar. Primero se fabrica el molde de hule; posteriormente, se fabrican las cajas. Es un proceso largo pero el acabado es muy bueno. Se fabrican en yeso, salen en blanco y luego de que se seca, se pule y luego se comienza a pintar”, explicó.

Para Zavaleta, la elaboración de las representaciones del “Niño Dios” es un arte y reveló el secreto de su armado: el armado por partes, manos, cabeza y cuerpo.

“Los niños no salen como los vemos. Sale la mayoría del cuerpo exceptuando las manos y la cabeza. Una vez que sale, se arma por partes. Sale el casco del niño, las manos por separado. Se ensambla y se pule para que se pueda pintar. Se requiere de mucho tiempo de dedicación, se ponen los ojos, las manos, las pestañas y luego se pintan”, detalló.

Comentó que al día, la población produce más de 90 figuras que representan al Niño Dios, algunos se quedan en Puebla, otros van para diferentes estadios de la República Mexicana pero unos más llegan a Estados Unidos, Europa, Centroamérica y Sudamérica.

“Es una gran fuente de trabajo. Casi toda la comunidad está relacionada con la elaboración de las figuras de yeso, pasta y resina. Algunos las elaboran pero otros las comercializan. Para venderlos, se colocan puestos a las orillas de la carretera pero otros en el zócalo. Todos trabajan a lo largo del año, en distintas fechas pero las mayores ventas vienen en Navidad por la tradición de colocar los nacimientos. Las figuras llegan a Estados Unidos, a países de Europa y a una gran parte de la República Mexicana”, expresó.

Las figuras para los nacimientos tienen varios precios. Un niño Dios se puede encontrar en 80 pesos; mientras que algunos pueden superar los 500 pesos, lo cual, depende de la calidad y diseño de la artesanía. Las representaciones de los “nacimientos” que incluyen el niño Dios, la Virgen María, San José, los tres Reyes Magos, una mula y un burro, cuestan entre 250 y más de tres mil pesos.