Capella niega crisis de seguridad en Morelos

Las protestas son por intereses de grupo; seguirán haciendo crisis hasta 2018, dice el comisionado estatal de Seguridad Pública.

Morelos

Alberto Capella Ibarra, comisionado estatal de Seguridad Pública, rechazó que la violencia e inseguridad en la entidad estén desbordadas, como aseguran los dirigentes de la autodenominada Marcha por Morelos”, y calificó de “irreales, dramáticas y necias” las declaraciones, porque no están sustentadas en cifras sino en “posicionamientos emocionales” y subjetivos.

En entrevista con MILENIO, y mientras la marcha avanzaba hacia Ciudad de México para pedir —entre otras demandas— la intervención del gobierno federal ante la supuesta crisis de inseguridad que hay en la entidad, Capella Ibarra consideró que la “exageración y dramatismo” que le han puesto a sus declaraciones, tienen un trasfondo político, no una lucha genuina a favor de la seguridad y las víctimas del delito.

“(Tenemos) total discrepancia en los argumentos que se han venido esgrimiendo, no desde ahorita, sino que son situaciones muy reiteradas. Las familias que viven en Morelos pueden atestiguar cambios importantes (en la seguridad), si bien es cierto no suficientes, sí cambios radicales en función de lo que se vivía en años pasados”, subrayó.

Para el mando policiaco se ha logrado mejorar la seguridad y los resultados son hechos inobjetables, que si se critican es por los antecedentes que existían o hay intereses políticos y de grupo que lo que buscan es detonar al gobierno y atraer reflectores con miras a las elecciones de 2018.

LA CARAVANA

La autodenominada Marcha por Morelos partió hacia Ciudad de México el pasado 31 de julio, encabezada por el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Alejandro Vera Jiménez; el obispo de Cuernavaca, Ramón Castro; el fundador del Movimiento por la Paz y Justicia con Dignidad, Javier Sicilia; el alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco; el vocero de la Coordinadora Morelense de Movimiento Ciudadano, Gerardo Becerra Chávez Ita,  y el dirigente de la Federación Auténtica del Transporte, Dagoberto Rivera Jaimes, seguidos por al menos mil personas.

Durante el primer día —con excepción de Blanco— caminaron por el acotamiento hasta el poblado de Tres Marías, donde pernoctaron, y al día siguiente siguieron su caminata. Ayer partieron de Topilejo.

En Ciudad de México la cita que tienen pactada en la Secretaría de Gobernación es cerca del mediodía de este jueves.

Antes de partir, en la salida norte de Cuernavaca, Javier Sicilia enumeró las demandas de la Marcha por Morelos y las razones para acudir ante Gobernación a solicitar apoyo. El tema de la seguridad es uno de los puntos más importantes.

Sicilia dijo que respecto a la inseguridad es necesario revisar y cambiar la estrategia de vigilancia, e instaurar el estado de derecho que permita a Morelos retomar el rumbo para alcanzar la paz como fruto de la justicia.

La Marcha por Morelos “ (es) una de las respuestas de los ciudadanos y ciudadanas que seguimos negándonos perentoriamente a seguir viviendo en medio de la inseguridad y la violencia, bajo el dominio de autoridades ilegítimas, corruptas y represoras”.

El resto de las demandas se relaciona con la investigación y castigo contra funcionarios y personajes que han participado y participan en actos de corrupción y represión, investigar y castigar a los responsables de las graves irregularidades en la construcción del Paso Express, concluir el proceso de exhumación de las fosas de Tetelcingo y Jojutla, cumplir con la recomendación de la CNDH al respecto y resolver lo más pronto posible el rescate financiero de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos.

OTRAS CIFRAS

Capella Ibarra aseguró que a su llegada a Morelos (enero de 2014) el reto principal fue el combate al secuestro, y que mientras no fuera atacado de frente y se redujera, no podía aspirar a un estado seguro.

 “Aquí en Morelos, desde 2013 a 2017, se han registrado 371 denuncias por secuestro. Gracias a ello han sido detenidas 679 personas. De éstas, han sido condenados 437 con penas de entre 18 y 150 años de prisión. Lo que es más importante, es el hecho de que han sido liberadas 132 víctimas en tres años”.

Indicó que en materia de homicidios culposos, otro de los ilícitos de alto impacto, Morelos tampoco está entre los primeros lugares a escala nacional, además de que en el periodo mayo, junio y julio pasados hubo una reducción en el delito, comparado con 2016, lo que habla del trabajo integral en el combate al crimen.

LA REALIDAD

“La seguridad en Morelos es una realidad. Lo otro (las protestas), son parte de un juego de intereses de grupo que desafortunadamente van a seguir haciendo crisis de aquí a 2018, cuando venga el tema electoral”; sin embargo, esos enconos “no nos sorprenden”, insistió.

Cuenta que cotidianamente tiene reuniones con grupos de ciudadanos, empresarios y organizaciones, y a diferencia de quienes están marchando, intercambian opiniones e información, y aun cuando tienen sus puntos de vista o señalamientos en torno a temas de la inseguridad, “ninguno hace una crítica del dramatismo que, lamentablemente, estos personajes quieren manejar en el ánimo nacional”.