• Regístrate
Estás leyendo: Navarrete: Padrés no puede cerrar Cananea
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 14:52 Hoy

Navarrete: Padrés no puede cerrar Cananea

No hay indicios de derrame intencional; Profepa analiza nueva mancha y Grupo México pide audiencia con el gobernador e inspección de la STPS.

Publicidad
Publicidad

El gobierno federal decidirá si la mina Buenvista del Cobre en Cananea, de Grupo México, es cerrada, no el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, dijo el secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida.

Esa jurisdicción “es materia ciento por ciento federal”, precisó el funcionario federal.

En entrevista con MILENIO, Navarrete Prida informó que por el momento no hay indicios de que la mina Buena Vista del Cobre haya realizado derrames intencionales de tóxicos, como acusó el pasado viernes la Unidad de Protección Civil de Sonora.

El secretario del Trabajo adelantó que “no se tomará una acción en este momento, hasta que no tengamos certeza de si hay o no violaciones a alguna legislación”.

—¿Hay indicios de derrames intencionales?

“No, tenemos el dato que amaneció una mancha en el río”, por lo que dio a conocer que peritos de la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente y de la Secretaría del Medio Ambiente realizaron el levantamiento de muestras para analizar y determinar si los niveles de contaminación en el río Sonora aumentaron, si se trata de un derrame, si fue intencional y conocer de dónde provino.

“Si hay un derrame tóxico se tomarán todas las acciones legales, y si se trata de otra cosa, también se dirá”, expresó el funcionario federal, quien es coordinador de la Comisión Intersecretarial para atender la contingencia en ese estado, designada por el presidente Enrique Peña Nieto.

“En este momento es un dato que se tiene que comprobar técnicamente, pero no hay riesgo para la población, porque se han tomado las medidas adecuadas de seguridad en la salud”, acotó.

Navarrete Prida reveló que platicó con el gobernador ayer por la mañana y acordaron tomar acciones y trabajar en conjunto, aunque aclaró que cada uno respetará sus competencias legales.

El comisionado garantizó que “en el peor escenario de que hubiera una nueve fuente de contaminación, que no está comprobada, la seguridad en la salud de las personas está totalmente cubierta”.

Informó que se instaló una red de abastecimiento de agua potable paralela y distinta a la existente, por lo que la gente que resultó afectada por el derrame del pasado 6 de agosto está protegida.

GRUPO MÉXICO

Grupo México dio a conocer en un comunicado que con base en la Ley Federal del Trabajo, así como de conformidad con la Norma Oficial Mexicana NOM-023-STPS-2012 sobre condiciones de seguridad y salud en el trabajo de minas subterráneas y minas a cielo abierto, solicitó la intervención de la dependencia para realizar una visita de inspección en las instalaciones de Buenavista del Cobre para certificar que se cumple cabalmente con las medidas de seguridad adecuadas, así como contar con un análisis de riesgos actualizado para identificar los peligros y el control de riesgos, de acuerdo con lo dispuesto en el capítulo 7 de esa norma.

Asimismo, señala que comprometido con encontrar soluciones ágiles con los tres niveles de gobierno para atender eficazmente a la población y superar los efectos derivados del lamentable accidente, solicita una audiencia urgente con el gobernador Guillermo Padrés.

La empresa informó a la Comisión Nacional del Agua que el pasado 18 de septiembre ocurrieron nuevos derrames de tóxicos sobre el río Bacanuchi, debido a las fuertes lluvias provocadas por la tormenta Odila.

De acuerdo con el reporte enviado al Organismo de Cuenca Noroeste de la Conagua, la fuga de lixiviados de cobre y agua pluvial se presentó en los represas Tinajas 1 y Tinajas 2.

En respuesta, la Conagua ordenó a Buenavista del Cobre mantener un rebombeo exhaustivo y enviar todos los contaminantes a un reservorio seguro.

A través de un oficio girado a Víctor del Castillo Alarcón, apoderado legal de la empresa, la Conagua destaca que siguen restringidas para todo uso las aguas superficiales y subterráneas de los afluentes.

“Estas medidas se deben tomar ante los derrames de contaminantes que se vertieron a los arroyos, afluentes del río Bacanuchi, con motivo de las lluvias extraordinarias, generadas los días 16, 17, y 18 de septiembre del año en curso, por la depresión tropical Odila”, indica el documento.

A su vez, la Unidad Estatal de Protección Civil giro el oficio UEPC 5681/09/2014 al alcalde de Arizpe, Vidal Guadalupe Vázquez, para evitar que la población tenga cualquier contacto con las aguas contaminadas y ordene el retiro del ganado de los márgenes de los río Bacanuchi y Sonora.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.