Mujer con obesidad pide ayuda a autoridades de Veracruz

Mireya Espejo Ronzón pesa 180 kilos, y desde hace tres meses se encuentra postrada en su cama en la comunidad de Piedras Negras, en el municipio de Tlalixcoyan. 
Mireya tiene tres meses apostada en su cama debido a que le es imposible moverse.
Mireya tiene tres meses apostada en su cama debido a que le es imposible moverse. (Cortesía Sergio Palencia)

Veracruz

Una mujer de 51 años, vecina de la localidad de Piedras Negras, en el municipio de Tlalixcoyan, que pesa 180 kilos solicitó ayuda a las autoridades de salud de Veracruz para recibir atención médica.

La mujer, que lleva tres meses postrada en la cama, en su humilde vivienda y con evidentes problemas de salud que le impiden realizar una vida normal.

Además de su obesidad sufre de hígado graso, tiroides, obesidad mórbida, diabetes, hipertensión, hinchazón de extremidades por retención de líquidos.

Mireya Espejo Ronzón, vive en la calle Adalberto Tejeda de la Colonia Las Flores de Piedras Negras, Tlalixcoyan, donde dependen por completo de sus menores hijos hasta para comer.

Si bien acudió al Hospital General de Boca del Río para recibir atención médica, allí no cuentan con las especialidades que requiere su condición de salud.

Su depresión le impide tener la fuerza de voluntad suficiente para bajar de peso y la ausencia de ayuda empeora su situación.

Con sus hijos y una hermana solicitaron apoyo a las autoridades del DIF municipal de Tlalixcoyan, pero no sólo no la ayudaron sino que hasta se burlaron.

Le dijeron que ellos no eran hospital ni beneficencia, y que el organismo no tenía dinero ni para una ambulancia para llevarla a Veracruz al Hospital de Alta Especialidad.

Tampoco podrían ayudarla con nada más.

En el Hospital de Boca del Río le dieron cita para el 15 de noviembre.

Hace unos meses ahí mismo en Tlalixcoyan un joven de 26 años, Noe Fernández Rosete vecino de El Cocuite y con más de 200 kilos de peso vicie en condiciones similares a Mireya y tras hacerse público su caso y pedir ayuda recibió atención médica de un equipo de especializará encabezado por el nutriólogo Roberto Muñoz Joachín, que le ha permitido bajar de peso y mejorar su salud.

Hay allí mismo en el municipio de Tlalixcoyan otros casos similares de obesidad reconocieron en su momento autoridades de salud quienes achacaron el hecho a los cambios de hábito en la población de la zona que antes caminaba o se desplazaba en bicicletas o en caballos para trabajar en el campo y ahora utilizan motocicletas, consume alimentos chatarra y la actividad física que realizan es mínima.


REPL