• Regístrate
Estás leyendo: “Ya está bien de que ser mujer signifique una vida de privación, miedo e ignorancia”
Comparte esta noticia
Domingo , 09.12.2018 / 20:15 Hoy

“Ya está bien de que ser mujer signifique una vida de privación, miedo e ignorancia”

La filósofas y feministas españolas, Alicia Miyares y Amelia Valcárcel, en entrevista para Milenio Digital hablan sobre la igualdad y democracia. 


Publicidad
Publicidad

Pasar de la igualdad del papel para ver hechos claros de voluntad política en la democracia del país, fue el tema en el que se movieron las ideas y reflexiones de más de mil mujeres durante el seminario organizado por el Instituto Estatal de las Mujeres de Nuevo León durante la semana anterior.

Mujeres de 16 Institutos Estatales, incluyendo el Nacional, se dieron cita en el Aula Magna de la Universidad Autónoma de Nuevo León que por segunda vez es sede de este evento.

"El reto de toda democracia es lograr que las personas y las culturas entablen diálogos respetuosos, estimulantes y creativos en torno a la manera como se puede convivir en armonía e igualdad, en un marco de respeto, justicia y paz que colme nuestra aspiración", señaló Lorena Cruz Sánchez, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), al inaugurar el evento.

Entre las invitadas al diálogo estuvieron Alicia Miyares y Amelia Valcárcel, filósofas y feministas españolas, académicas e investigadoras, mujeres activistas en la búsqueda de la reivindicación de los derechos de las mujeres.

Para Miyares, los sistemas educativos actuales minan el avance de las democracias retrasando la igualdad entre hombres y mujeres

Valcárcel pide a las mujeres perspectiva y mucha creatividad para avanzar en esta lucha en la que si bien puede haber pocos avances, no se ha detenido, ni se detendrá.

¿Es posible la igualdad en la Democracia?

Miyares: Igualdad y Democracia casi debería ser la misma cosa, la democracia sin igualdad no sería real.

Es cierto que vivimos en un momento y situación muy compleja, donde la propia democracia de alguna manera está siendo amenazada y puede mostrar sus debilidades.

En este momento y yo creo que este es el planteamiento, ver un poco los peligros que amenazan a la democracia y por extensión al feminismo, porque de alguna manera es esa teoría política que ha perfeccionado la democracia y sus peligros son un poco el planteamiento de estos días.

Analizar no sólo los poderes en presencia como son la ciencia y la religión, sino también tratar cuestiones como la representación política, el tema de paridad, como también pueden surgir grupos dentro de la misma democracia que la pongan en cuestión y en ese sentido tratar aquellos planeamientos feministas que en vez de consolidar esta democracia pueden actuar en su contra.

Una de las debilidades en el momento actual de la democracia corelata muchísimo con nuestros sistemas educativos y el cambio que se está dando en México, en España y a nivel internacional.

Una dejación absoluta por parte de los estados para trasmitir cuales son los valores comunes que independientemente de tu forma de vida, valores y creencias, deben ser compartidos por todos los ciudadanos, y en este sentido la educación está dejando bastante de la mano la trasmisión de estos valores.

¿Se necesita renovar un pacto con la agenda de las mujeres para que avance como debe?

Valcárcel: Ese es el mayor de los problemas, cada democracia tiene suficiente presión interna, y por lo tanto, bien que mal, la agenda de la igualdad camina.

Los movimientos de involución lo más que hacen es retrasar una marcha pero no la paran, la retrasan y lo vienen haciendo así desde hace un tiempo, porque la agenda internacional es muy difícil de cumplir porque es muy compleja, porque exigiría poder coercitivamente instar a los países y no tenemos un gobierno internacional.

El problema de la libertad de las mujeres, tenemos desafíos que exigen enormes acuerdos internacionales y no tenemos nada más que pequeños foros internacionales, que como mucho llegan a acuerdos cuyo seguimientos son muy difíciles de definir.

Tenemos desafíos que son globales y un gobierno que no lo es, ni lo tendremos en el corto plazo, nadie se imagina que eso sea una cosa verosímil.

¿Cómo se ven los escenarios internacionales para que esto sea posible?

Valcárcel: A veces se es pesimista porque la perspectiva es muy difícil, yo he estado la semana pasada intentando contar a una enorme cantidad de asociaciones de familias en qué consiste la ablación.

En Europa tenemos este problema debido a la población migrante, de estos países donde la ablación es una práctica corriente, aparecen niñas en algún hospital después de que les realizaron esta práctica, en sus barrios, y con el visto bueno de los padres.

En otras ocasiones aprovechan las vacaciones y van a su país de origen y de allí regresan mutiladas.

¿Qué se hace cuando en peligro latente hay 500 mil niñas? Niñas que viven en Europa, no podemos actuar fuera.

Los únicos instrumentos que tenemos están en la ONU y el derecho internacional no tiene fuerza coercitiva.

Ya está bien de qué ser mujer signifique una vida de privación, miedo e ignorancia y de toda una serie de cosas en las que ningún ser humano ha de verse inmerso, hay que parar esto, no es mucho pero es más que hace treinta años.

Los avances se perciben poco porque los puntos de partida son diferentes...

Es una cuestión de perspectiva, viene muy bien tenerla y no sólo histórica sino también global, qué ha pasado antes y qué pasa alrededor, para saber dónde se está y con qué se cuenta.

El feminismo necesita mucho talento y mucha creatividad...

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.