• Regístrate
Estás leyendo: Muerte de cuna: misterio que se lleva a angelitos
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 02:17 Hoy

Muerte de cuna: misterio que se lleva a angelitos

Aunque sigue sin comprobarse la causa del deceso de bebés mientras duermen, se ha logrado reducir los casos del síndrome de muerte súbita del lactante, evitando que los niños duerman boca abajo.

Publicidad
Publicidad

Maricarmen Rello

Escondido en un relato bíblico, conocido como "Juicio de Salomón", se ha encontrado la posible referencia a uno de los grandes misterios médicos prevaleciente hasta nuestros días: la muerte de cuna. El Libro I de los Reyes narra el recurso que usó el monarca para averiguar la verdad en la disputa entre dos mujeres. El hijo de una había 'muerto al dormir' y ambas decían ser la madre del niño vivo. Famoso por su sabiduría, Salomón hizo traer una espada y ordenó a un soldado: "Parte en dos al niño vivo, da la mitad a una y la mitad a la otra'. Entonces la mujer de quien era el hijo vivo habló al rey, porque sus entrañas se le conmovieron por su hijo, y le dijo: ¡Señor mío! Da a ésta el niño vivo, y no lo mates. Ni a mí ni a ti; ¡pártanlo! —dijo la otra. Entonces el rey respondió: —Entreguen a aquélla el niño vivo, y no lo maten; ella es su madre".

Para algunos estudiosos, este pasaje que exalta la justicia del rey y la abnegación materna, da evidencia también de la inusual muerte del otro bebé. Ocurrió hace casi tres milenios (Salomón reinó Israel entre el año 965 y 928 a.C.), y hoy todavía fallecen muchos pequeños por el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Este síndrome se refiere a la muerte repentina e inesperada de un niño de entre uno y doce meses de edad, quien muere mientras duerme, sin mostrar signos sufrimiento. También se le conoce como muerte de cuna o muerte blanca, pues alude a la partida de un angelito. En menores de 28 días, se le llama muerte súbita del recién nacido.

"No hay una señal de dolor, no hay una alarma y la mayoría de los bebés mueren durante el sueño, después de ser alimentados. Es un problema mundial y es muy antiguo", describió Alfonso Gutiérrez Padilla, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales Externos (Ucinex) del Hospital Civil de Guadalajara "Fray Antonio Alcalde".

El especialista indicó que la principal asociación o factor de riesgo en todo el mundo, es que los niños duerman boca abajo. "Un colchón blando hace que se comprima su pecho. Se para la respiración y el corazón... Los bebés no tienen fiebre, no tienen frío, no lloran. Nada. Nadie se da cuenta que murieron... hasta que los mueven", dijo. Incluso de practicarse una autopsia, todo se encuentra normal. El evento final se da por arritmias o por una descarga cerebral que dicta al corazón pararse.

Tampoco se trata de un deceso por cardiopatía. "Cuando el patólogo revisa el cuerpo del bebé y encuentra un mal congénito sale del grupo de muerte de cuna. Su certificado de defunción dirá entonces murió por enfermedad en el cerebro, murió por cardiopatía o por un problema pulmonar". Y la muerte de estos pacientes pediátricos sí puede explicarse.

En Estados Unidos y otros países occidentales, se estima que la muerte de cuna se presenta en uno de cada dos mil nacimientos en zonas urbanas. Nueve de cada diez casos del SMSL se concentran entre los dos y seis meses de edad.

El neonatólogo comentó que la mayor incidencia de casos se reporta en los meses invernales. En nuestro medio "del 20 de enero al 20 de febrero, que es cuando más frío hace. Es la mitad de nuestro invierno y cuando más lejos estamos del sol".

En México no hay estadísticas fiables. "Es una vergüenza, el Seguro Popular reporta 350 muertes de niños anualmente y eso no es cierto. Frente al promedio de dos millones y medio de niños que nacen en el país cada año, deben existir cuando menos 2 mil y hasta 4 mil casos de muerte súbita", sostuvo Gutiérrez Padilla. A juicio del también investigador, autor de varios estudios, esta diferencia de cifras puede deberse a fallas en el sistema de vigilancia y a la falta de notificación por desconocimiento o por deliberada intención para evitar que el caso pase al servicio forense.

"Muchos pediatras les da miedo poner en el certificado de defunción SMSL porque el lactante será sometido a una autopsia y ponen como causa de la muerte neumonía, reacción a vacunas, deshidratación o diarrea", apuntó.

No menos misterioso resulta el hecho de que igual en Jalisco, que en México y en todo el mundo, los casos de este síndrome se presentan más en varones que en niñas, con una relación de tres a uno, que no se explica más allá de que "en general mueren más recién nacidos del sexo masculino, de todas las causas, que del sexo femenino".

De acuerdo con Alfonso Gutiérrez, el mayor número de casos de muerte de cuna se registran en países desarrollados o en vías de desarrollo. "Poblaciones más rurales, naciones africanas y sudamericanas pobres, tienen menor incidencia", apuntó, tras poner en relieve que en muchos países orientales, por ideas religiosas se acuesta a los pequeños boca arriba 'para que vean hacia Dios'. Lo cierto es que tienen menos decesos.

Al detectarse esta diferencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió en 1990 una alerta para que todos los niños lactantes duerman boca arriba, idealmente, o de lado. "Estando el bebé boca arriba el corazón late libremente; boca abajo el corazón queda 'atrapado' entre los pulmones del bebé –que son blanditos pero están encima del corazón- y el colchón blando que está debajo. Se presume que eso ocasiona un reflejo, un estímulo, que para el corazón o para el centro respiratorio en el cerebro", ejemplificó someramente.

Acostar a los bebés boca arriba redujo más del 50% la incidencia. Todavía muchos bebés duermen boca abajo y también es verdad que ocurren muertes de cuna aún durmiendo boca arriba.

Gutiérrez Padilla agrega que otras medidas de prevención son colocar al niño en colchón duro (que no se hunda), usar sólo telas de algodón y evitar acrilanes; retirar peluches y todos los elementos como adornos, cojines, juguetes y almohadas (sólo pueden usarse lo triángulos o cilindros que sirven de 'cuña' para que el bebé no se ruede).

Finalmente destacó que corren mayor riesgo de muerte los hijos de madres adictas a drogas y de madres fumadoras, por lo que instó a las mujeres a abstenerse del consumo de estas sustancias.

Muerte súbita


El síndrome de muerte súbita del lactante es de origen desconocido.

Ocurre en bebés sanos, durante el sueño, sin que muestren signos de sufrimiento.

Se diagnostica SMSL cuando la muerte es inexplicable y no hay indicios de enfermedad, accidente o violencia en la autopsia. Exige investigar también la escena y circunstancias de la muerte, el historial médico del bebé y de la familia.

En promedio países desarrollados como Estados Unidos reportan 1 muerte por cada 2 mil nacimientos.

Se presentan tres veces más en lactantes varones que en niñas.

Nueve de cada diez casos se registran entre los dos y seis meses de edad.

En nuestro medio aumenta la incidencia entre enero y febrero los meses más fríos.

Prevención


Acostar a los bebés boca arriba

Dormir al niño en colchón duro

Usar sólo telas de algodón y evitar acrilanes

Retirar peluches y todos los elementos como adornos, cojines, juguetes y almohadas (sólo pueden usarse lo triángulos o cilindros que sirven de 'cuña' para que el bebé no se ruede).

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.