Mirar la muerte a la edad de 13 años

Pamela Romero tiene 92 por ciento del cuerpo quemado y es la paciente más grave tras la explosión registrada en el mercado San Pablito; su madre falleció.
La adolescente y su madre.
La adolescente y su madre. (Especial)

México

Pamela Romero Villanueva, de 13 años, es la paciente más grave por la explosión registrada en el mercado San Pablito, en Tultepec, Estado de México, al presentar 92 por ciento de quemaduras en su cuerpo y por lo cual resultó imposible trasladarla a Shriners Hospitals for Children, en Galveston, Texas.

La menor fue valorada por la Fundación Michou y Mau para determinar su traslado aéreo a dicho hospital, que cuenta con los mejores especialistas que atienden, de manera gratuita, a niños mexicanos con quemaduras complejas.

Pero por la gravedad de las lesiones, la fundación determinó que Pamela debe primero ser estabilizada en el Centro de Investigación y Atención a Quemados, ubicado en el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), y luego proceder a su posible traslado, como sucedió con otros dos menores.

La fundación tiene convenios con dicho hospital en EU ya que México carece de atención especializada para casos graves en alguno de sus ocho centros de atención para quemados. “Tratar a un niño con 80 por ciento del cuerpo quemado supera los 800 mil dólares todo el tratamiento y la vigilancia es de por vida”, informó un especialista.

Juan Carlos, de 13 años, con 40 por ciento de su cuerpo quemado, sí fue trasladado. “Se va Juan Carlos, quien estaba en el evento, y pronto Aurelio, de Lomas Verdes, quien está siendo estabilizado; además, Sarita, que también requiere atención”, indicó el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, al acudir al Aeropuerto de Toluca para colaborar con el personal de la fundación.

La madre de Pamela, la señora Ericka Villanueva Ramírez, de 38 años, murió durante la explosión registrada en el tianguis de pirotecnia y sus restos fueron trasladados al Servicio Médico Forense de la Fiscalía de Tlalnepantla.

Alberto Pacheco Villanueva explicó a MILENIO que resultó toda una pesadilla rastrear tanto a pie como a través de las redes sociales a su tía Ericka y su prima Pamela.

Localizaron a Pamela luego de acudir a la Cruz Roja de Polanco, donde primero estaba internada, de recorrer hospitales y de saber que el ayuntamiento de Tultepec lanzó en las redes un aviso dirigido a la familia sobre el paradero de la menor.

Su padre, Mario Romero, se enteró a las tres de la mañana que Pamela estaba en el INR y dos horas después se encontraba identificando a su hija.

Alrededor de las 11 de la mañana del miércoles, comentó, supo que el cuerpo de Ericka, su esposa, estaba en el Semefo y fue otro familiar el encargado de reconocerla.

Consternado, el señor Romero relató que Pamela está “muy delicada” y el mayor temor es que en cualquier momento se pare su corazón, debido a que las quemaduras afectaron todos sus órganos internos. Actualmente, la menor está intubada, porque no puede respirar por sí sola, y en un área aislada para evitar infecciones.

En breve entrevista, el padre de Pamela comentó que en la familia no suelen comprar cohetes, pero su hija tenía el deseo de adornar la casa en la víspera de la cena de Navidad y la pronta llegada de Santaclós y los Reyes Magos, así que decidieron “consentirla” por ser su única hija.

La adolescente, que cursa el segundo grado en la secundaria general Quetzalcóatl, comentó, solía ser muy cercana a su madre, reían, jugaban, se embarraban de pastel en los cumpleaños; ambas tenía muchos proyectos e ilusiones.

Con Pamela están también diagnosticados como graves otras tres víctimas de la explosión: Brenda Maricruz Rodríguez Cortés, de 21 años, con 60 por ciento de quemaduras; Liliana Aguilera Urban, de 22, con 85 por ciento, y Maribel Estrada Carbajal, de 38 años, con 12 por ciento de afectaciones; en todos los casos hay peligro de muerte.

José de Jesús Arriaga Dávila, director de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social, informó que atienden a 10 lesionados: ocho en el Hospital de Traumatología y Ortopedia Lomas Verdes y dos en el Magdalena de las Salinas.

En este lugar hay un paciente muy grave y en Lomas Verdes cuatro por presentar más de 40 por ciento de quemaduras en la superficie corporal. Todos los heridos fueron llevados por vía aérea y terrestre, solo uno es derechohabiente. “Además de quemaduras, presentan fracturas serias”, dijo Arriaga Dávila.

En el Issste se atiende a cinco personas en el Hospital Regional Bicentenario de la Independencia, de Tultitlán, entre las que se encuentra Janet Mendoza Romero, de 27 años, que debió ser intervenida de emergencia por presentar, en la semana 36, desprendimiento de placenta, así como una fractura en la tibia. El niño nació vivo.

En ese hospital está Daniela Montero Herrera, de 35 años, con quemadura vía aérea, en un ojo y ambos brazos, igual grave y con ventilación mecánica, y un varón recién nacido, en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, estable. El resto, se encuentra en recuperación y en observación.