Rubido: el maestro murió aplastado, no por la policía

El manifestante sufrió lesiones en el tórax y no traumatismo craneoencefálico, aseguró el comisionado; liberan a los 106 detenidos el pasado martes durante el desalojo en Acapulco.
En Chilpancingo, disidentes e integrantes de organizaciones sociales marcharon desde las 11 de la mañana.
En Chilpancingo, disidentes e integrantes de organizaciones sociales marcharon desde las 11 de la mañana. (José Hernández)

México

El maestro que perdió la vida después del desalojo de los accesos al aeropuerto internacional de Acapulco el martes pasado no murió a causa del enfrentamiento entre 800 policías federales y cuatro mil 500 manifestantes, afirmó el comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido.

"Muy posiblemente la defunción fue producto de un evento distinto", señaló el funcionario al destacar que de acuerdo con la necropsia practicada por la Procuraduría de Guerrero, el profesor jubilado Claudio Castillo Peña, de 65 años, falleció presumiblemente a causa de un aplastamiento, porque presentó lesiones en el tórax y no traumatismo craneoencefálico.

En un mensaje que dio ayer por la tarde en la Secretaría de Gobernación, Rubido dijo que los resultados coinciden con el parte médico elaborado en el Hospital Naval, a donde el docente retirado fue trasladado para recibir atención médica.

El comisionado también dio a conocer el saldo del enfrentamiento ocurrido el pasado martes en el bulevar de Las Naciones entre policías y manifestantes, donde se detuvo a 106 personas, las cuales fueron liberadas durante el transcurso de ayer.

En la gresca, además del profesor fallecido, resultaron lesionados siete policías federales y 15 manifestantes, de los cuales 14 ya fueron dados de alta.

Rubido también informó que ya dio instrucciones para profundizar en las investigaciones y determinar con toda precisión los motivos del fallecimiento.

Rubido expresó el compromiso del gobierno federal de respetar el derecho a la manifestación libre y pacífica, privilegiando el diálogo para solucionar conflictos, "pero también hará valer la ley para proteger los derechos de todos, ya que esta es la exigencia de la mayoría de los mexicanos".

El titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) dijo que la Policía Federal —portando solo toletes y escudos— actuó "en respuesta a la agresión", porque los manifestantes pretendían realizar acciones para afectar a los habitantes y turistas de Acapulco, al tomar la terminal aérea de la ciudad, y "no pretendían hacerlo pacíficamente, dado que varios de ellos portaban palos, piedras y tubos, con el objeto de agredir".

Detalló que se dialogó durante horas con los líderes de estas organizaciones sociales para pedirles no bloquear vialidades, pero después de las 7 y media de la noche colocaron al frente del contingente a mujeres y niños, y uno de los autobuses que trasladaba a los manifestantes "fue utilizado para embestir" a los policías federales.

Rubido también apuntó que ese mismo autobús realizó un segundo movimiento, en reversa, hacia donde se encontraba un grupo de los propios manifestantes.

El funcionario federal detalló que el profesor fallecido fue recogido por una ambulancia de la Cruz Roja para trasladarlo al Hospital Naval, a donde ingresó a las 21:40 horas con lesiones graves, y murió poco antes de las cuatro de la mañana de ayer.

En la necropsia se observaron lesiones en ambos lados del tórax, con fracturas de la segunda hasta la décimoprimera costilla, desgarre pleural y perforamiento de pulmones.

Mientras tanto, casi 24 horas después de haber sido detenidos por agentes federales tras el enfrentamiento, la totalidad de los 106 aprehendidos de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) fueron dejados en libertad.

Al mismo tiempo, el operador que conducía el autobús que fue lanzado hacia los policías continúa hospitalizado en la base naval de Acapulco y también quedó en libertad.

A partir de las 20:45 horas, los últimos siete detenidos salieron, uno a uno, de la Fiscalía Regional de Acapulco y fueron identificados como José Carlos García González, Germán González Camarillo, Carlos Silvestre Adali, Jesús Antonio Martínez Vázquez, Heriberto González, Marciano Valdés Ramos y Carlos Alonso Morales.

Minera deja de laborar

-La empresa minera belga Nyrstar NV anunció que las actividades de extracción y tratamiento de su mina de Campo Morado se han suspendido temporalmente, como medida de precaución debido al deterioro de la seguridad en Guerrero.

-Campo Morado ha interrumpido intermitentemente su producción desde el 13 de noviembre de 2014 por motivos relacionados con la seguridad en la región.

-Inicialmente la mina sufrió un bloqueo a su acceso por activistas sindicales no afiliados y actualmente por contratistas y sindicalizados, siendo objeto de intimidación sistemática, reportó la empresa en un comunicado.