Maestros dificultan tareas de seguridad en Guerrero

El vocero del gobierno de Guerrero dijo que debido a que los policías vigilan las movilizaciones de los maestros, se descuida la atención en materia de seguridad en otras zonas del estado.
Al tener que resguardar los bloqueos de la CETEG, la policía federal no puede vigilar las comunidades con mayor presencia de crimen organizado.
Al tener que resguardar los bloqueos de la CETEG, la policía federal no puede vigilar las comunidades con mayor presencia de crimen organizado. (Cuartoscuro)

Guerrero

Roberto Álvarez Heredia, vocero oficial del gobierno de Guerrero, dijo que ante las constantes movilizaciones del magisterio disidente, el personal de la Policía Federal y Estatal permanece concentrado en la capital de Guerrero, lo que impide que se resguarden zonas con fuerte presencia del crimen organizado.

Entrevistado sobre la violencia en la entidad, Álvarez Heredia dijo que hay personal policíaco suficiente para garantizar el servicio de resguardo si la situación social de la entidad se normalizara.

"Lo que sucede es que hay elementos de la Policía Federal y Estatal que están concentrados en atender los asuntos de los maestros, eso está provocando que en regiones o algunos municipios disminuya la presencia policíaca", dijo el funcionario.

“Por el hecho de que hay policías atendiendo, vigilando y hasta incluso protegiendo a los propios maestros que están haciendo sus movilizaciones, se descuida la atención en materia de seguridad de otras zonas, por eso la urgencia que tenemos es de que se llegue a un punto final de este tema", agregó.

El funcionario dijo que para la administración estatal hay dos prioridades en estos momentos: que los niños tengan clases y los ciudadanos seguridad.

"Estas movilizaciones están afectando a niños que van a clases y no encuentran a maestros, así como ciudades que tienen menos seguridad de la que tienen que tener, porque hay elementos de la Policía Federal y del estado que deben dedicarse a atender asuntos del magisterio", dijo.

El sábado 2 de julio, el gobernador de la entidad, Héctor Astudill, dijo que las protestas derivadas de la lucha contra la reforma educativa generan más daño que la violencia generada por el crimen.

Astudillo dijo que cuando se sabe que hay un homicidio doloso en el puerto de Acapulco, la población asume que se trata de un hecho focalizado, pero cuando se enteran de que hay un bloqueo en la Autopista del Sol los turistas dan por hecho que se quedarán varados en la carretera y declinan viajar hacia los destinos que hay en esta entidad.