Morelos solicita aplacar al obispo de Cuernavaca

Ramón Castro Castro se convirtió “en un actor político” que miente para obtener reflectores, dice secretario de Gobierno; que “cese la persecución”, exigen curas a la administración estatal.
Matías Quiroz ofreció una conferencia de prensa.
Matías Quiroz ofreció una conferencia de prensa. (Especial)

Cuernavaca y México

El gobierno de Morelos anunció que solicitará al nuncio apostólico en México, Franco Coppola; a la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y a la Secretaría de Gobernación sujeten al orden al obispo de Cuernavaca, Ramón Castro y Castro, quien se ha convertido “en un actor político” y miente constantemente para obtener reflectores.

 Matías Quiroz Medina, secretario de Gobierno de Morelos, exigió al prelado sujetarse a las palabras del Papa, Francisco I acerca de la verdad, y le recordó que como un jefe de la Iglesia católica está obligado a cumplir con el octavo mandamiento: “No mentirás ni levantarás falso testimonio”.

 En rueda de prensa, el responsable de la política interna estatal mencionó los rubros, temas o áreas en los que Castro y Castro se ha involucrado: seguridad, política, desarrollo, economía y supuestos actos de corrupción. Con datos y cifras, el funcionario salió al frente de las versiones del prelado.

 El obispo de Cuernavaca, Ramón Castro y Castro, ha impulsado, al menos, cinco marchas por la paz y la seguridad desde su arribo a Morelos. Ha mencionado constantemente que sus feligreses le externan sus preocupación por la inseguridad y ha criticado el gobierno de Graco Ramírez.

 “El obispo declara que en Morelos la seguridad es crítica y empeora”, lo cual es falso, según cifras que proporcionó Quiroz.

Agregó: según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), de 2013 a 2016, la entidad pasó de 400 casos de extorsión anuales, a 67, es decir, una reducción de 83 por ciento.

 En el mismo lapso, en el delito de secuestro, Morelos pasó de 150 casos anuales a 40. una reducción del 73 por ciento, apuntó.

 También, ha impulsado o apoyado la formación de grupos o corrientes de opinión contra el Poder Ejecutivo en temas como el aborto y la aprobación de los matrimonios igualitarios.

Además, dijo, acogió al alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, en su protesta contra el gobernador y los diputados con una huelga de hambre que protagonizó en el atrio de la catedral de Cuernavaca.

“Conminamos al obispo sujetarse a las palabras del Papa, Francisco I, vertidas a todos los ministros de culto de alejarse de la política para recuperar la confianza y la fe en la Iglesia católica, orar por sus gobernantes y sus gobiernos, y no enfrentarse con ellas, lo cual no ha sucedido en Morelos, por el contrario, hay un gran activismo religioso inmiscuido en la política del estado”, aseveró.

La defensa

En defensa del obispo Ramón Castro Castro y ante lo que consideran  un ataque del gobierno de Morelos  se activó el hashtag #DondeEstáElObispoEstáLaIglesia. Este domingo en la catedral de esa diócesis, los presbíteros dieron lectura a un mensaje de apoyo “ante el hostigamiento y la calumnia”.

El documento señala que el presbisterio, “junto con todos los fieles católicos, lo abrazamos y lo respaldamos totalmente, gracias por prestarnos su voz no está solo; pedimos que se respete la integridad de su persona. Y que cese la persecución”

A los fieles se les invitó a informarse directamente (sobre lo que se ice del obispo) y “no caer en provocaciones”. Y se explicó que los recursos destinados a la reparación de la Catedral son “motivos de discordia en instancias del gobierno (estatal), pero éstos los administra el gobierno municipal”. Se invitó a los fieles a no ser omisos ante la injusticia.

Enfrentamiento

La semana pasada, Castro Castro fue promotor de una reunión entre representantes populares, presidentes de partidos y líderes sociales y gremiales que, además de tener la posibilidad de ser candidatos a la gubernatura de Morelos, tienen en común ser contrarios al gobernador Graco Ramírez.

En la reunión estuvieron presentes el alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco; el senador de Morena Rabindranath Salazar; los diputados federales Matías Nazario Morales (PRI) y Javier Bolaños (PAN), así como el diputado local, Víctor Caballero, también del blanquiazul.

Al respecto, Graco Ramírez acusó Castro de conspirar en su contra, porque lo evidenció como el responsable del conflicto en Tepalcingo, donde se disputa 8 millones de pesos de limosnas con los mayordomos.

“Lo exhibo en esta situación, le hago ver que está cometiendo un grave error, que me está provocando un tema de gobernabilidad y violencia que no voy a permitir; está molesto porque se siente perseguido”, dijo en entrevista  radiofónica la semana pasada.