Se instala nueva monoboya en Salina Cruz

El vocero de la  base petrolero, Cipriano Demetrio Zamudio detalló que después de una minuciosa revisión, se iniciarán los trabajos para su instalación y se prevé que inicie operaciones en junio

Oaxaca

Petróleos Mexicanos (Pemex), anunció el arribo una nueva monoboya para la refinería "Antonio Dovali Jaime", del puerto de Salina Cruz, que se localiza en la región del Istmo de Tehuantepec, luego colapsó la anterior, generando uno de los derrames de combustible más grandes, que dejó daños en unas 17 playas de la zona del litoral del pacífico.

El vocero de la base petrolero, Cipriano Demetrio Zamudio, dio a conocer que parte del programa de Modernización de Infraestructura Portuaria de Petróleos Mexicanos, hoy fue descargada una nueva monoboya que será instalada en la posición número dos de la terminal de Operación Marítima y Portuaria de Salina Cruz.

Dijo que este equipo, cuya inversión es cercana a los seis millones de dólares, es un multimodal de última generación que puede cargar simultáneamente hasta 4 tipos diferentes de combustibles como magna, premium, diesel y turbosina; pesa 250 toneladas y fue construido con la más alta tecnología.

La monoboya, procedente de Port Arthur, Texas, llegó a bordo del buque carguero BBC Asia y se descargó en el muelle multimodal de la Administración Portuaria Integral de esta ciudad.

Detalló que después de una minuciosa revisión, se iniciarán los trabajos para su instalación y se prevé que inicie operaciones en junio, una vez que concluyan los procedimientos de operación y seguridad, para garantizar una operación eficiente y confiable.

Afirmó que con estas acciones, Petróleos Mexicanos continúa la modernización de sus instalaciones marítimo portuarias, con equipo que garantiza los más altos estándares de desempeño y seguridad, acorde a su política de Seguridad, Salud en el Trabajo y Protección al Ambiente (SSPA).

El agosto del 2012, se reportó el hundimiento de una monoboya que ocasionó uno de los derrames más grandes generados por la paraestatal en la zona del litoral del pacífico oaxaqueño, que dejó daños en al menos 17 playas, la mortandad de al menos unas 9 tortugas, además de daños ambientales irreparables.