• Regístrate
Estás leyendo: Miradores y rascacielos, una visión de la CdMx desde las alturas
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 09:41 Hoy

Miradores y rascacielos, una visión de la CdMx desde las alturas

La urbe tuvo en el año 2015 a más de 12 millones de visitantes nacionales y extranjeros, registrados por parte de la Secretaría de Turismo, por años sus atractivos han cautivado a propios y extraños.

Publicidad
Publicidad

Motivos son muchos para visitar la Ciudad de México. Esta urbe tuvo en el 2015 a más de doce millones de visitantes nacionales y extranjeros registrados por parte de la Secretaría de Turismo, por años los atractivos con los que cuenta esta ciudad han cautivado a propios y extraños, desde los gustosos por lahistoria y las tradiciones, quienes van en busca de concretar los más complejos negocios o por simple entretenimiento.

Lo importante es vivir la experiencia de conocer y descubrir desde las entrañas más profundas, hasta el mirador más alto, visiones que son muestra de lo majestuosa que es esta ciudad.

En esta ocasión yo fui parte de la estadística de visitantes para el 2016, gracias a la invitación del Fondo Mixto de Promoción Turística de la Ciudad de México, este viaje estuvo lleno de diversión, entretenimiento, cultura, aprendizaje, adrenalina y mucho más.

El destino inicial del jueves fue conocer la gran maqueta de la Ciudadde México, que se encuentra en el recién inaugurado Centro Interactivo “Futura Ciudad de México”, en lo que fue el Teatro de las Vizcaínas en el Centro Histórico edificado con una una inversión de 70 millones de pesos.

La maqueta de 234 metros cuadrados de superficie da detalles de las edificaciones, las vías de comunicación, los ríos, valles, su infraestructura, su transporte, sus divisiones delegacionales, su evolución y crecimiento.

Con una proyección de mapping audiovisual sobre la maqueta, se muestra la transformación urbanística desde el año 1325 hasta el presente.

Si desea visitar este lugar, el costo por entrada es de 60 pesos a visitantes nacionales, adultos mayores 25 pesos, a estudiantes y maestros 35 pesos.

La hora de la comida llegó y quemejor saciar el hambre en el restaurante-cantina Los Cuchilleros mar y tierra, ubicado a espaldas del Senado de la República.

En período de sesiones, es posible encontrarse a alguno que otro legislador, no sé si esto sea un atractivo turístico, pero el lugar sí es muy recomendable y agradable si anda por esos rumbos de la colonia Tabacalera.[OBJECT]

El Monumento de la Revolución, cuenta con un elevador en su parte central para subir al mirador.

Sin embargo, el recorrido en cuestión incluía una visita a las entrañas propias del lugar histórico para luego llegar hasta el mirador principal ubicado justo en lo alto de la cúpula que corona este monumento. Ya lo sabía, pero esto me confirmó mi falta de condición física, fue toda una prueba de resistencia.

Si piensa probar la experiencia subiendoy bajando escaleras, recorriendo pasillos secretos algunos totalmente oscuros, e incluso tomarse una fotografía con las réplicas en cera de Pancho Villa y Zapata, en uno de los salones internos. La fatiga al subir tantas escaleras valió la pena.

Salir directamente al mirador principal donde la majestuosa vista de la urbe cautiva a cualquiera, siendo así el culmen de un recorrido histórico imperdible. La atención de las guías muy buena, las tarifas van desde los 90 a 110 pesos dependiendo del recorrido a elegir.

A unos metros de allí, en la misma Plaza de la República, se encuentra la exposición denominada “La Capilla Sixtina”, una réplica en impresión digital de una de las obras de arte más importante del mundo. Para refrescarnos de la fatiga previa, lluvia, relámpagos, granizo, fue el espectáculo natural perfecto previo al acceso.

Hay un video descriptivo, pero realmente las explicaciones no fueron necesarias. Darle rienda suelta a la emoción de tener enfrente las pinceladas dadas por el grandioso Miguel Ángel, transporta al visitante a una de las obras más majestuosas del mundo, la piel se eriza por la profunda espiritualidad que ahí se vive.

Desde la entrada a través de lo que pareciera la gran puerta de la misericordia y el recorrido por la sala principal, por Dios, daban ganas de quedarse allí.

El recorrido solo dura 25 minutos, pero si va, ni por casualidad se atreva a sacar su celular o cámara fotográfica o video, aunque quiera, está prohibido.

El día cerró con una deliciosa cena en el restaurante del piso 41 de la Torre Latinoamericana, ubicada en el Eje Central Lázaro Cárdenas en el Centro Histórico.

La vista nocturna de los rascacielos de la ciudad, enmarcada con los relámpagos constantes de la tormenta, dieron un toque especial al lugar, donde incluso en ese momento, se realizaba una romántica pedida de casamiento que al final tuvo un final inesperado.

El tour siguió el viernes: Ahora hacia la histórica columna del Ángelde la Independencia.

Lo recomendable es llevar al menos una botella de agua y algo de fruta si lo desea. Nuestro guía, el joven historiador, Sergio Zapata, no sólo daba detalles de los grandes rascacielos frente a casonas que se empeñan en convivir con la modernidad.

Localizado en la confluencia de Paseo de la Reforma, Florencia y Río Tiber, este monumento inaugurado en 1910, ha sido escenario de múltiples sucesos e inspiración fotográfica de muchos, incluido yo mismo.

Sin embargo, desconocí a que columna cuenta con un mirador al que se sube internamente 300 escalones. Recorrido no apto para claustrofóbicos, ni quizás para cardiacos.

Uno a uno, fuimos ascendiendo por las estrechas y diminutas escaleras en forma decaracol. No hay barandal y tampoco luz en algunos tramos ni ventilación.

Sólo de recordarlo ya me cansé, pero la experiencia de conocer las entrañas de la columna y ver la luz al llegar al mirador, hasta yo alce la corona de laurel que en señalde victoria, tal y como presume el ángel.

El ingreso también se da mediante boletos emitidos por el gobierno de la Ciudad de México. Desde sus rascacielos se aprecian la Columna del Ángel de la Independencia y todo Reforma por un lado y por otro, hacia el Bosque de Chapultepec, su heroico Castillo, entre otros.

Dicen que en temporada navideña eso se ve aún más espectacular y la visita es aún más recomendable. El sábado, la visita fue a la exclusiva zona de Polanco, por la recién remodelada avenida Presidente Masaryk.[OBJECT]

Restaurantes, boutiques, centros comerciales, con marcas como Hugo Boss, Tiffany, Gucci, Cartier, LouisVoitton, restaurantes como Costeñito Market, hoteles boutique como Las Alcobas, forman parte del escenario.

Marcas de autos impronunciables, circulan por este mundo lleno de glamour, sofisticación, y belleza. Allí la comida fue en el restaurante Dulce Patria de la chef Martha Ortiz. Sabores fascinantes en un torbellino de sabor casi hipnótico.

El recorrido fue hacia Cuajimalpa, Estado de México y la zona de Santa Fé. Allí en la plaza delegacional puede visitar el Museo Cinematográfico de Pedro Infante, y recorrer la filmografía de la leyenda y recordar canciones como “Qué te ha dadoesa mujer”.

Domingo de brunch matutino y el Bellini, el restaurante giratorio del World Trade Center ubicadoen el piso 42 fue la mejor opción, donde desde su propia mesa, puede apreciar distintas vistas de la ciudad de México.

En fin, motivos para visitar la Ciudad de México sobran y las opciones de entretenimiento y esparcimiento pueden hacer de su viaje, una experiencia difícil de olvidar, y más si estas se dan desde las alturas, los miradores y rascacielos de esta megalópolis.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.