• Regístrate
Estás leyendo: Miomas uterinos, tumores benignos al pasar los 35 años
Comparte esta noticia
Sábado , 18.08.2018 / 00:40 Hoy

Miomas uterinos, tumores benignos al pasar los 35 años

Las técnicas invasivas del pasado que llevaron a muchas pacientes a perder su matriz han quedado atrás. Hoy hay nuevos tratamientos.

Publicidad
Publicidad

La edad es uno de los factores presentes cuando se habla de miomas uterinos, estos tumores que se forman en el útero con una alta incidencia: aparecen en una de cada tres mujeres de entre 35 y 55 años. Si bien raramente son cancerígenos, y en muchos casos pasan desapercibidos, en otros requieren tratamiento para acabar con molestos síntomas que van desde el exceso de sangrado hasta dolor por la compresión de la zona pélvica.

Si el cáncer de mama y el cérvico uterino son el principal reto en la atención médica ginecológica, por ser principal causa de mortalidad, la miomatosis uterina es una de las enfermedades del aparato reproductor femenino de mayor morbilidad, apuntó el doctor Francisco Javier Hernández Mora, presidente del Colegio de Médicos Gineco-Obstetras del Estado de Jalisco.

En el pasado, se recurrió a técnicas invasivas que llevaron a muchas mujeres a perder su matriz, las que afortunadamente han quedado atrás. Hoy nuevos procedimientos quirúrgicos permiten tratar este padecimiento con éxito, comentó.

"Uno de los problemas más frecuentes son las hemorragias a causa de los miomas. Ahorita la ventaja que tenemos es que hay cirugías más conservadoras, no se requiere histerectomía. Tenemos el abordaje con cirugía laparoscópica sin riesgo para la paciente, pero sobre todo hay una tendencia mundial a ser conservadores: si la paciente no tiene una hemorragia que ponga en peligro su vida, si el mioma no está muy crecido, no mide más de 10 centímetros, no se remueve la matriz", indicó.

Hernández Mora resaltó que el útero juega un papel muy importante en el sostén pélvico. "Muchas mujeres aún piensan si ya no da hijos, hay que quitarla, para evitar molestias u otros tratamientos, y no es así".

El especialista, quien recientemente asumió la presidencia del organismo, el segundo colegio de gineco-obstetras más grande del país, detalló que el tamaño de los miomas es variable, desde tan pequeños, que no se ven sin microscopio, hasta muy grandes. Aparecen lo mismo en la pared muscular del útero, que bajo la superficie del revestimiento uterino (submucosos), bajo la cubierta externa del útero (subserosos) o como un tallo en la parte externa o dentro de la cavidad del útero (pediculados).

"La mayoría de los tumores en el útero son benignos", recalcó. A lo que se debe estar atento para sospechar lo contrario cuando hay un crecimiento rapidísimo... pero es raro", dijo. Aún sin malignidad, dependiendo de su localización y tamaño pueden producir dolor, anemia derivada del exceso de sangrado con la menstruación, hasta problemas de infertilidad. Con ello se afecta la esfera emocional, la vida sexual y social de quien padece miomatosis uterina.

Las causas del mioma son desconocidas. De acuerdo con el médico se relacionan a la herencia o a problemas hormonales, de ahí que se presuma el porqué raramente se padezca miomatosis antes de los 20 o después de los 55 años, cuando ya tuvieron la menopausia y baja el nivel de hormonas.

Lo aconsejable para las mujeres es "acudir una vez al año con su ginecólogo (a) si todo va bien", invitó. Esto a partir de los 20 años de edad, o antes si hay problemas con la menstruación o si ya tiene vida sexual activa, es clave para detectar cualquier alteración; por lo que una de las razones de ser del Colegio de Médicos Gineco-Obstetras del Estado de Jalisco es informar e impulsar la prevención en las mujeres, pues muchas a pesar de tener síntomas, tardan en buscar atención.

Claves
Miomatosis uterina

  • Son tumores benignos que se forman en el útero (matriz)
  • Su tamaño varía de microscópico a varios centímetros
  • Sus causas son desconocidas, pero incide la genética y problemas hormonales
  • Se pueden presentar en varias partes del útero

Síntomas

  • Sangrado entre periodos
  • Sangrado menstrual abundante, a veces con coágulos de sangre
  • Periodos menstruales que pueden durar más de lo normal
  • Necesidad de orinar con mayor frecuencia
  • Calambres pélvicos o dolor con los periodos
  • Sensación de llenura o presión en la parte baja del abdomen
  • Dolor durante la relación sexual

Tratamiento

  • Fármacos y anticonceptivos para tratar síntomas
  • Cirugía
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.