Activista pide se investigue derrumbe en mina de Coahuila

Cristina Auerbach Benavides, coordinadora de la organización social Familia Pasta de Conchos, exigió a las autoridades se determine a quien le pertenece el lote minero y se finquen ...

Torreón

Cristina Auerbach Benavides, defensora de derechos humanos que coordina las acciones de la organización social Familia Pasta de Conchos en la zona carbonífera de Coahuila, exigió a las autoridades estatales y federales que en el caso del accidente minero ocurrido en Cuatro Ciénegas, se determine a quién le pertenece el lote minero para poder fincar responsabilidades.

En entrevista telefónica Auerbach Benavides, dijo que fue informada a las siete de la mañana de este sábado sobre el accidente donde, de acuerdo a información que le fue proporcionada, dos obreros fallecieron.  

“A mí me avisaron hoy como a las siete de la mañana y también supe que fueron las cuadrillas en helicóptero, sé que siguen ahí. Después supe que dos personas fallecieron; había cinco personas en la mina, tres salieron lesionados y dos quedaron atrapados”.

Destacó que en este caso se debe establecer quién es el concesionario que explotó anteriormente la mina o que permitió que se explotara al mantenerla abierta.“Resulta muy cómodo decir que se metieron a robar. Yo no sé si se metieron a robar porque resulta extraño que estén cinco personas adentro, a mí me parece que es una cuadrilla de trabajo”, acotó.

Comentó que los sobrevivientes en el accidente ocurrido el viernes pasado en la mina ubicada en el ejido Lucio Blanco, de Cuatro Ciénegas, donde un menor de 16 y un hombre de 35 años permanecen atrapados, deberán esclarecer si estaban efectivamente robando o realizaban trabajos para un particular.

“Lo primero es que los sobrevivientes digan si están trabajando para alguien. Segundo, se debe saber quién es el concesionario de ese lote minero porque hay reportes desde el año 2011 de minas clandestinas en Cuatro Ciénegas.

Si buscas en internet encontrarás hasta funcionarios que tenían minitas en esa zona”, acotó.La defensora de derechos humanos comentó que en fotografías que ya circulan por las redes sociales, de ser efectivamente imágenes de la mina, se puede establecer que en realidad se trata de un agujero o una cueva, pero no de una mina formal, situación que consideró irregular e ilegal.“…si corresponden a esa mina las fotografías, era realmente un agujero y si eso ya está abandonado, eso no debería haber operado nunca porque ni siquiera es una mina, es una cueva”, detalló.

Cristina Auerbach precisó que con una Secretaría de Economía facultada únicamente para captar dinero, se establece una lectura donde no importa la proliferación de minas clandestinas en México, situación que se aprecia con claridad en la zona carbonífera.

“En un lugar tan acotado y con una minería tan especializada es un desgarriate, tenemos 10 años aquí y es hora de que no se puede poner orden en la minería del carbón. Contenemos el problema porque no hay voluntad del gobierno del estado. Porque no importa de dónde saquen el carbón, éste termina en la Prodemi (Promotora para el Desarrollo Minero). No importa a costa de quién lo saquen, ese carbón termina en Prodemi”, detalló.

Finalmente Auerbach Benavides dijo que el clandestinaje minero no se atiende de fondo porque los gobiernos de los estados se preocupan por las inversiones y temen que si ponen en orden a los concesionarios, nadie invertirá toda vez que de aplicar estrictamente los reglamentos y las leyes, resulta que el giro no es para aficionados.