• Regístrate
Estás leyendo: Militar que recuperó cuerpos no es héroe, es hombre responsable: mamá
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 14:19 Hoy

Militar que recuperó cuerpos no es héroe, es hombre responsable: mamá

Lorena Hernández, madre del soldado que rescató los cuerpos de una mujer y su hija en Morelos, asegura que los principios que le inculcó lo han hecho una mejor persona.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Lorena Hernández, una mujer de menos de 50 años, cargando a su sobrino en brazos, sentada en una calle inundada de una colonia popular de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, muestra su orgullo al tener un hijo como héroe: el soldado de infantería que no pudo contener el llanto durante el rescate de los cuerpos de una mujer y su hija en Jojutla, Morelos.

Es damnificada por el terremoto del pasado 7 de septiembre, ya que su casa casi colapsó; sin embargo, se siente valiente, con ánimo, con ganas de seguir adelante, pues su hijo Moctezuma sigue salvando vidas en Morelos y demostrando a todo México que es un hombre de buenos sentimientos, calidad humana y solidario con quien menos tiene, con los que padecen y están al borde de la muerte y en la tragedia.

TE RECOMENDAMOS: Soldado rompe en llanto durante rescate y se hace viral

La mujer con tres hijos, que vive en un cuartito de tres metros de largo por dos de ancho, ubicado al sur de Juchitán, en la colonia General Charis Castro, es costurera y no espera de sus vástagos más que sean hombres de bien.

La madre de Martín Moctezuma recuerda la niñez del soldado, quien desde su infancia siempre mostró interés por incorporarse a las fuerzas armadas. Su padre fue militar y siempre lo admiró, fue su inspiración, aunque ya no está con él porque murió de un infarto hace dos años; solo le quedan su madre y dos hermanos.


Hace siete años se enlistó en el Ejército y fue trasladado a la base militar de Morelos, desde donde fue enviado a las labores de rescate y ayuda humanitaria por el sismo del pasado sábado, que prácticamente destrozó el centro del país.

Moctezuma, antes del terremoto del 7 de septiembre se comunicó con su madre, ya que quería regresar a abrazarla, pero sabe de su compromiso y lealtad con la nación y decidió quedarse acuartelado. Dos semanas después le tocó enfrentar una contingencia semejante en Morelos.

Actualmente, Lorena Hernández duerme en el patio de su casa, tiene miedo de que durante una réplica su pequeño cuarto colapse y sepulte a los ocho integrantes de la familia que viven con ella: sus dos hijos, su nuera, su yerno y sus nietos…

La pregunta es insistente, ¿es motivo de orgullo la actitud heroica de su hijo?

TE RECOMENDAMOS: Carta al soldado desconocido

“...Pues ahora me siento orgullosa de mi hijo, aunque en ese momento me preocupé porque también es muy peligroso arriesgarse y estar bajo los escombros”.

Asegura que los principios que le inculcó a su hijo lo han hecho una mejor persona, no un héroe. Es más humano y responsable, porque ha sabido trabajar y sortear la vida para alejarse de las malas amistades, aquellas que llaman al ocio y los vicios.

Doña Lorena también es afectada por las lluvias que comenzaron el pasado domingo en la zona del Istmo, y pareciera que la popularidad de su hijo no le beneficia, pues para protegerse del agua y el sol tuvo que pelear una lona de dos metros de largo por dos de ancho.

“Dos días después de que recuperó los cuerpos, lo subieron en el face y fue donde lo vi. Ya habían pasado dos días y me preocupé mucho; enseguida quise contactar con él, pero las llamadas no entraban”, indicó.

Frente a su casa corre el agua de la lluvia mezclada con la del drenaje y su patio de tierra está húmedo. Sus nietos andan descalzos y, aunque muestra su orgullo por el trabajo de su hijo, confiesa que está triste, pues le gustaría tener a toda su familia reunida.

“En ese momento le dije que se viniera para la casa, que qué hacía ahí. Aquí yo lo voy a cuidar, pero me respondió: ‘No, mamá, estoy bien, tranquilo, y no me pasó nada, debes sentirte orgullosa de mí y de lo qué pasó’; solo así me calmé”.

Lorena dice que su hijo siempre ha sido un buen muchacho, y aunque en un principio ella quería que fuera maestro, hoy está contenta porque el joven Moctezuma está salvando vidas.

“Ojalá con todo esto que está pasando nos llegue un poco de ayuda, porque la necesitamos. Ahorita nos encontramos orando porque vivimos en la calle y con la lluvia se necesita mucho apoyo para protegernos de las precipitaciones y los temblores”, señaló.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.