Con $2 mil se divierten 20 integrantes de una familia

Procedentes del Distrito Federal y a bordo de una camioneta de redilas llegaron para disfrutar la Semana Santa.
Llegaron con todo lo necesario para pasarla bien.
Llegaron con todo lo necesario para pasarla bien. (Especial)

Veracruz

Con 2 mil pesos en la bolsa y con muchas ganas de pasarla bien, 20 integrantes de la familia Martínez Valdivia llegaron a bordo de una camioneta de redilas hasta la Playa Regatas de Veracruz para disfrutar la Semana Santa.

Niños, adultos mayores y jóvenes de diferentes edades llegaron al mediodía al bulevar Manuel Ávila Camacho, cargando no solo su traje de baño, bronceador, lentes para el sol y toallas, sino también las tortas, pescado y anafre para preparar la comida y permanecer todo el día a la orilla del mar, como cada año desde hace una década.

Procedentes del Distrito Federal, el señor Félix Martínez cuenta que salen con los gastos para las casetas y la gasolina, aunque buscan las carreteras federales libres; para gastar en el puerto queda poco, por eso llegan con todo lo necesario desde su lugar de origen.

Si deciden quedarse un día más en Veracruz, como han hecho en otras ocasiones, se acomodan en las casas de campaña que cargan y se instalan sobre la banqueta del bulevar Manuel Ávila Camacho, la playa o el interior de la misma camioneta, pues son muchos de familia y el dinero escaso para pagar un hotel.

“Cada año venimos, las playas de Veracruz son muy bonitas y tranquilas”, comenta Félix mientras ayuda a bajar del vehículo a los niños que, emocionados, quieren meterse de inmediato al agua.

Como ésta son miles las familias que llegan a Veracruz en Semana Santa, donde más de medio millón disfrutan de playas, ríos, lagunas, balnearios y turismo de aventura, de acuerdo con la Secretaría de Turismo estatal.

Eligieron Playa Regatas, ubicada casi en el centro de la ciudad, porque está cerca del Paseo del Malecón, es una de las más tranquilas, el oleaje es mínimo y, sobre todo, porque juegos playeros e inflables infantiles fueron colocados por autoridades municipales sin costo alguno para quienes los utilicen.

En el menú de la familia Martínez, como la de muchas otras instaladas desde el jueves pasado en casas de campaña sobre las playas jarochas, no falta nada: tortas de jamón para el viaje; refrescos, cervezas, un pequeño anafre para cocinar el pescado y los mariscos, sombrillas para cubrirse del sol y asientos para los abuelos.

Como el caso de los defeños, hay muchos otros en Veracruz y Boca del Río, como el de una familia de Querétaro, que rentó un autobús en el que llegaron desde el miércoles a playa Villa del Mar, donde se han quedado a dormir en casas de campaña que instalaron sobre la playa.

El director de Protección Civil municipal de Veracruz, José de Jesús Huergo, explicó que aunque está prohibido pernoctar en las playas e invitan a los turistas a retirarse, en recorridos que realizan durante la madrugada se encuentran con docenas de casas de campaña con turistas durmiendo en su interior.