Migrantes en custodia representan riesgo de seguridad en EU

Gabe Pacheco, representante de la patrulla fronteriza de San Diego, externó su preocupación por el poco personal que vigila la zona limítrofe con México.

San Diego

La alta afluencia de inmigrantes que han sido remitidos para su custodia a las estaciones de la Patrulla Fronteriza en San Diego, podría representar riesgos de seguridad nacional, expresó un representante sindical.

Gabe Pacheco, quien representa a dicha agencia federal, señaló que para procesar más rápido a indocumentados centroamericanos que se encuentran en las diferentes estaciones de la Patrulla Fronteriza en el condado, se redujo al personal que vigila la zona limítrofe con México.

"Estamos preocupados por la seguridad de los agentes, hemos visto antes que las cosas pueden ser más violentas en la frontera cuando hay menos agentes porque están en oficinas procesando".

El representante sindical señaló que Patrulla Fronteriza está acatando órdenes del Departamento de Seguridad Nacional, quien busca acomodo para miles de inmigrantes centroamericanos que han solicitado asilo a Estados
Unidos.

"Estos niños no deberían haber sido trasladados a San Diego, debieron ser llevados a sus países de origen. Alguien en el Departamento de Seguridad Nacional tomó la decisión, no es cosa de Patrulla Fronteriza, nosotros somos
un componente de esa dependencia y haremos lo que se nos ordenó".

Este miércoles arribó un segundo grupo de inmigrantes, quienes volaron a Tucson y se transportaron vía terrestre a la estación de El Centro, California.

En San Diego, 140 centroamericanos esperan a ser procesados en diferentes estaciones de la Patrulla Fronteriza.

Posteriormente, serán turnados a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), dependencia que les dará una fecha para que su caso sea escuchado en la Corte.

Debido a que no son mexicanos, ninguno de ellos puede ser deportado hacia dicho país.

Por tal motivo, el grupo conformado por adultos y niños quedaría en libertad en próximas horas, a la espera de presentarse ante un juez que evaluará su petición de asilo.

"Tenemos a personas, que no son mexicanas, que llegan al país y piden asilo por diferentes razones, después los procesamos y quedan a disposición de ICE en sus oficinas y de ahí, toman un taxi y se van, eso ha pasado muchas
veces".