Se enfrentan por traslado de migrantes en California

Por segunda ocasión, el cantante mexicano Lupillo Rivera participó en la protesta para exigir se garantice que las familias inmigrantes serán tratadas con respeto a su llegada.

San Diego

Manifestantes a favor y en contra de la llegada de inmigrantes a California se encararon este viernes frente a la estación de la Patrulla Fronteriza en Murrieta, ante el hermetismo de las autoridades sobre a dónde se dirigirá el siguiente grupo de indocumentados que serían trasladados de Texas.

Como en el primer traslado, el cantante mexicano Lupillo Rivera se hizo presente en el lugar, aunque se negó a hablar con la prensa, ya que dijo, únicamente quiere que se garantice que las familias de inmigrantes serán tratadas con respeto a su llegada.

"Estamos aquí para apoyar a los niños, no importa que me escupan, que me pateen, que me tumben, yo me limpio el cachete, me paro si me tumban, pero los niños ¿qué están haciendo, dónde están?", declaró.

El cantante fue recibido entre aplausos por aquellos que apoyan la llegada de inmigrantes, mientras que los que se oponen lo tacharon de "oportunista", consignas a las que no contestó.

Hasta la tarde de este viernes, autoridades federales habían guardo silencio sobre el vuelo que llegaría a San Diego, y se desconoce a qué estación de la Patrulla Fronteriza serán trasladados inmigrantes.

El pasado martes, manifestantes impidieron el acceso de tres camiones que transportaban centroamericanos que debían ser procesados en Murrieta, California. Dicha acción derivó en que éstos fueran canalizados a San Ysidro.

Separados únicamente por una línea en la cual resguardaban elementos de la policía local, manifestantes a favor y en contra defendieron sus posturas bajo el intenso calor registrado en Murrieta.

Daniel Salinas, residente de Murrieta, lamentó que vecinos de su comunidad tengan reacciones negativas ante la estrategia del gobierno federal para lidiar con la crisis humanitaria que se vive en la frontera.

"Son niños, no son delincuentes, criminales ni asesinos; son niños que necesitan la compasión de nosotros, de las personas que viven en Estados Unidos, eso es todo", declaró.

La alta afluencia de inmigrantes detenidos en Texas ha obligado a las autoridades federales a tomar medidas, una de ellas, el traslado de centroamericanos que solicitan asilo político a California.

En lo que va del año fiscal, cerca de 100 mil personas, provenientes principalmente de Honduras, El Salvador y Guatemala han sido detenidas en la estación de Valle del Río Grande, la mitad de ellas, menores no acompañados.

Una vez en San Diego, serán procesados y puestos a disposición de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), a la espera de que un juez evalúe su solicitud de asilo político.

Aunado a la manifestación en Murrieta, residentes de Tijuana mostraron su solidaridad en el lado mexicano, con una protesta en la garita de San Ysidro, considerada la frontera más visitada del mundo.