Ataques a migrantes, no son nuevos

Según la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos de 2010 a noviembre de 2013, se tienen documentados al menos 20 muertes de migrantes a manos de agentes fronterizos. 

Ciudad de México

De 2010 a diciembre del 2013, la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos documentó que habían muerto 20 personas a manos de la Policía de Aduanas y Protección Fronteriza, ocho de las cuales, por haber lanzado piedras a los agentes fronterizos.

Cifras de la PatrullaFronteriza revelaron que en 2011, sus agentes fueron “atacados” con piedras 339 veces y que los uniformados respondieron con disparos en 33 ocasiones y mediante fuerza no letal.

Los ataques con piedras bajaron a 185 en el 2012. Los agentes dispararon 22 veces y respondieron en 42 ocasiones con fuerza no letal.

El 24 de octubre de 2013, un agente de la patrulla fronteriza, hirió a dos personas entre ellas un mexicano de 21 años, originario de Nuevo Laredo y un ecuatoriano.

Los agentes de la patrulla fronteriza del sector Laredo Texas, dispararon cuando contra las dos personas que fueron consideradas indocumentadas de un total de 12 que cruzaban a la ciudad texana.

El cónsul de México en Laredo, Miguel Ángel Isidro, dijo que recibieron la noticia de parte de la oficina general de la Border Patroll, y de inmediato se pusieron en contacto con el mexicano, originario de Nuevo Laredo con apenas 21 años, quien presenta una herida de bala al parecer proveniente de un agente federal.

Por su parte la patrulla fronteriza, dio a conocer que dos de sus agentes encontraron a un grupo de inmigrantes que habían cruzado el Río Bravo, cerca de una estación de tren de Laredo.

Muere por aventar piedra

El 10 de junio de 2010, Sergio Adrián, de 14 años falleció en la zona del cruce de ferrocarril conocida como Puente Negro, cerca del Puente Internacional Paso del Norte, en la frontera entre EU y Ciudad Juárez,

El agente fronterizó argumentó que iba a ser “víctima fatal” de un ataque de piedras, a manos del adolescente, y a una distancia de más de 20 metros, que delimitaba el borde del río.

Los videos solo se muestra cuando el patrullero fronterizo se acerca en bicicleta, se baja, desenfunda y dispara.

En ese entonces se solicitó al entonces presidente, Felipe Calderón Hinojosa, que interpusiera una nota diplomática para que Estados Unidos respondiera por el asunto, pero sólo se recibió la respuesta de que se había enviado el documento.

Tiempo después se supo que el agente fronterizo fue exonerado en Houston, por la oficina de Asuntos Internos de la Patrulla Fronteriza, donde a su saber y entender, revisaron el caso, de manera muy discrecional.