Familia de migrante mexicano asesinado siguen en espera de responsables

Van cuatro años del homicidio de Anastasio Hernández a manos de agentes fronterizos, quienes le propinaron una golpiza y choques eléctricos en San Ysidro.

San Diego

Esta semana se cumplirán cuatro años de aquella noche, cuando ante la mirada de testigos que cruzaban de San Ysidro a Tijuana, una docena de oficiales federales propinaron una brutal golpiza al inmigrante mexicano Anastasio Hernández, misma que terminó con su vida.

El hecho fue captado en dos videos de testigos que evidencian cómo los agentes migratorios lo golpearon sin cesar pese a que el mexicano se encontraba esposado y boca abajo, además que en más de una ocasión clamó por ayuda.

En los videos se observa a los agentes y se escuchan los gritos de piedad de Hernández Rojas, originario de San Luis Potosí.

Cuatro años han pasado, y el hecho se mantiene en la impunidad. La presión de activistas e inclusive de congresistas norteamericanos, ha empujado la investigación, al grado de que el año pasado, un juez federal ordenó que el nombre de los agentes involucrados fueran dados a conocer.

El incidente suscitado en el área de deportaciones frente a la anterior Puerta México, se suma al de otros 27 inmigrantes que han muerto en la frontera a manos de oficiales de la Patrulla Fronteriza, sin que hasta la fecha se conozca algún tipo de sanción a los responsables.

Familiares de Anastasio Hernández viajarán esta semana a San Diego para participar en una vigilia en su memoria, que se llevará a cabo en la Plaza Cívica, donde nuevamente se exigirá justicia, a un año más de lo que la Oficina del Médico Forense calificó como "asesinato".