Repatrían de EU a 365 niños de Hidalgo

De los menores, la mayoría de la zona Otomí-Tepehua, 284 se trasladaban solos y 81 acompañados de un adulto. 
El Obispo de Torreón, José Guadalupe Galván, invitó a los laguneros a dar ayuda humanitaria a los migrantes.
Actualmente se atienden a 10 niños en la Procuraduría. (Milenio Digital-Archivo)

Pachuca

Durante el último año, 365 niños migrantes hidalguenses fueron repatriados de Estados Unidos por internarse de forma ilegal en ese país o ser detenidos por las autoridades migratorias en su intento por cruzar la frontera.

La mayoría de los menores viajaban solos, sin ningún adulto que los acompañara, y así trataron de ingresar al vecino del norte por el desierto de Arizona o el río Bravo a pesar de que en esos puntos existe vigilancia permanente, incluso con helicópteros artillados, para impedir el paso a indocumentados.

De enero a diciembre de 2013, de acuerdo con un informe de la Secretaría de Gobernación (Segob), fueron deportados 365 niños entre 12 y 17 años de edad, de los cuales 81 iban acompañados de un adulto, y 284 se trasladaban solos, sin nadie que se responsabilizara por ellos.

Además de éstos, las autoridades estadunidenses retuvieron, y posteriormente regresaron al país,  a otros diez menores de 11 años, uno de ellos pretendía llegar solo a la Unión Americana.

Enero fue el mes con más eventos de repatriación en los que estuvieron involucrados menores de edad originarios de municipios de hidalguenses, principalmente de la zona Otomí-Tepehua, la Sierra y la Huasteca, las principales regiones expulsoras de migrantes.

Según las cifras oficiales se efectuaron 51: 44 hombres y 7 mujeres. De estos, uno tenía once años o menos y al momento de ser identificado por las autoridades estadunidenses, e iba acompañado.

De los 50 restantes, 32 (30 hombres y dos mujeres) no migraron con su padre o tutor, y sus edades oscilan entre los 12 y los 17 años de edad.

De acuerdo con las estadísticas de mexicanos repatriados de la Segob, en abril, por el incremento del flujo migratorio, 50 niños más fueron devueltos por autoridades de Estados Unidos al territorio nacional, 39 de ellos no iban acompañados por alguien de su círculo familiar cercano (37 hombres y dos mujeres).

Sólo once, por su condición de ilegales, regresaron al estado junto con sus padres, que también fueron intervenidos por la justicia norteamericana.

En marzo hubo 41 repatriaciones más de menores de cero a 17 años; 29 cruzaron o (intentaron hacerlo) la frontera entre México y el vecino del norte solos, sin alguien de su parentela. El resto iba a acompañado, incluidos tres niños que tenían menos de 11 años, pero que no se especifica su fecha de nacimiento.

En febrero y en mayo Gobernación federal contabilizó 35 casos. En el primer mes 32 fueron repatriados solos, ya que ningún familiar se hacía cargo de ellos, mientras que en el segundo fueron 22.

Según las estadísticas, en junio y julio la migración infantil de hidalguenses a Estados Unidos decreció con 14 y 12 casos; sin embargo, nuevamente 80 por ciento no iba acompañado. En agosto la cifra subió a 24 y en septiembre bajó a 22.

Sin embargo, en el último trimestre del año 91 niños migrantes más fueron retenidos por la patrulla fronteriza y deportados a México, para después ser trasladados a sus comunidades de origen en la entidad.

En octubre, de los 46 repatriados, 34 niños y cinco niñas hicieron el viaje solos; en noviembre, de los 27 que detuvieron las autoridades migratorias, 20 no era acompañado por ningún familiar, y en diciembre de los 18 menores de 17 años que no lograron internarse en el país vecino, 14 estaban solos.

Recuadro

Desde ser víctima de robo hasta de explotación sexual, son algunos de los riesgos que corren los niños migrantes en su intento por cruzar la frontera entre México y Estados Unidos.

De acuerdo con autoridades migratorias, entre los delitos a los que se exponen los niños que realizan el viaje, la mayoría de ellos sin la compañía de un adulto, se encuentra la explotación laboral, el secuestro y el abuso sexual.

México, dice el Instituto Nacional de Migración (INM), es un país de origen, tránsito y destino de migrantes. Cada año, alrededor de 40 mil niños y niñas que migran son repatriados desde Estados Unidos a México, de éstos, 18 mil viajan solos.

La UNICEF también coincide que en su intento por cruzar la frontera, los niños migrantes son muy vulnerables a la explotación, a la trata y a ser víctimas de la delincuencia.

Agrega que en los últimos años, los controles migratorios en la frontera de los Estados Unidos se han recrudecido. El desvío de flujos migratorios a zonas más inseguras para evadir dichos controles y la contratación más frecuente de traficantes de personas, pone en peligro la vida de los migrantes indocumentados, especialmente la de los niños y las niñas.