• Regístrate
Estás leyendo: “Mi hija, mi esposa y mi mamá son las tres mujeres de mi vida”
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 06:00 Hoy

“Mi hija, mi esposa y mi mamá son las tres mujeres de mi vida”

El secretario de Educación en Durango, Héctor Vela Valenzuela, dijo que en elas finca su apoyo en la complicada vida de la política.

Publicidad
Publicidad

Para el secretario de Educación en Durango, Héctor Vela Valenzuela, su madre María Cristina, su esposa Bárbara y su hija Carolina son las tres mujeres de su vida, en las que finca su apoyo en la complicada vida de la política.

Vela Valenzuela durante su trayecto en la política ha ocupado cargos de primer nivel como la Secretaría General de Gobierno, de Obras Públicas, impulsor de proyectos hoy consolidados como el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Durango en la década de los 90. También ha sido legislador en varias ocasiones.

El funcionario comentó que las tres personas cercanas, son apoyo y comprensión, además de consulta. "Ellas tres: mi hija Carolina, mi esposa Bárbara y mi mamá".

Por lo que respecta a su hija, Carolina, asentó que la comunicación es constante a pesar de la distancia.[OBJECT]

"Mi hija siempre ha sido la niña de mis ojos. La más consentida. Ella tiene a su vez una mujercita. Y a pesar que no vive en Durango, nos comunicamos todos los días. Siempre se ha manifestado afectivamente conmigo".

Con Bárbara, su esposa hay una relación además de afectiva, profesional pues también se encuentra en la función pública y es un soporte importante, pues hay mucho diálogo en cuanto a lo político.

"Es un gran apoyo para mí. Los innumerables problemas que existen del trabajo de la propia Secretaría, los consulto con ella. Le platico, me recomienda. Y bueno, esa comunicación nos ha permitido ser soporte uno del otro”.

Por lo que respecta a su madre, recordó uno de los pilares que sostienen su vida profesional, fue la disciplinada educación que se le dio en el hogar.

“Fui formado en una familia muy rígida, donde el establecimiento de los valores fue algo que mi padre y mi madre nos inculcaron de una manera férrea. Y a pesar que en aquellos tiempos uno lo valora, hoy por hoy lo agradezco”.

Finalmente, dijo que a las tres personas que firman su mundo femenino cercano, les reconoce la paciencia y el apoyo por el ajetreado y demandante mundo de la política.

“También de mucha comprensión y tolerancia, porque la realidad es que siempre estas posiciones son muy demandantes de tiempo. Y lamentablemente hay que sacrificar los tiempos para la familia”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.