Mezcaleros analizan baja en producción en Oaxaca

Entre los poblados que han reportado reducción en su producción de agave y mezcal se encuentran la agencia municipal  San Pablo Lachiriega. 

Oaxaca

El Consejo Mexicano Regulador del Mezcal, inició la elaboración de un diagnóstico en 50 de municipio de la zona del Valle Central y región de la Sierra de Yautepec ante la baja de producción de agave y mezcal que se ha reportado en los últimos años.

El presidente del organismo Hipocrates Nolacos, dijo que se buscara información real y amplia sobre los productores de agave y mezcal, con el fin de incorporarlos a la ruta del desarrollo.

Entre los poblados que han reportado reducción en su producción de agave y mezcal se encuentran la agencia municipal  San Pablo Lachiriega que pertenece al municipio de San Pedro Quiatoni y que se ubica a casi 120 kilómetros de la ciudad de Oaxaca, y donde hay un padrón de mil 600 pobladores, quienes en su mayoría se dedican a la producción de agave y mezcal, en 14 palenques.

Hipócrates Nolasco adelanto que algunos factores que han mermado la producción de agave en la zona del Valle de Tlacoula y la Sierra de Yautepec ha sido una plaga que hace años mermó la producción de agave, posteriormente la falta de empleo propició el flujo migratorio de habitantes hacia los Estados Unidos de Norteamérica, hasta hace pocos meses los tequileros de Jalisco dejaron de saquear el maguey,  y actualmente la construcción de la supercarretera que conectará a Oaxaca con el Istmo de Tehuantepec.

El presidente del Consejo Mexicano Regulador del Mezcal, detalló que pueblos como San Pablo Lachiriega no sean integrados a estadísticas oficiales y menos incorporados a programas que impulsen la producción de agave y mezcal por falta del diagnostico previo.

Indicó que la construcción de la supercarretera Oaxaca-Istmo sólo ha generado riesgos de accidentes, pues el uso de explosivos para abrir el camino por parte de la constructora Ingenieros Civiles y Asociados,  han propiciado derrumbes en la zona y la contaminación de pozos y arroyos, pobladores citan que  algunas bestias de carga ya han fallecido a causa del consumo de agua contaminada; según entrevistados por este medio informativo, en promedio por cada dos semanas se realizan de 10 a 12 explosiones.

Indicó que el  complicado escenario que enfrentan los productores de agave y mezcal de San Pablo Lachiriega los convierte en presas fáciles de compradores que les ofrecen hasta 5 pesos por litro de la bebida, razón por la cual algunos de los productores locales aceptaron vender su agave a los tequileros, pues el kilo llegó a pagarse en 3 pesos.

A invitación de productores, el Consejo Regulador del Mezcal acudió a San Pablo Lachiriega, con el fin de impulsar acciones que permitan reactivar la producción de agave y mezcal en la zona, así como iniciar el proceso de certificación para promover la venta de esta bebida en los mercados nacional y extranjero.