• Regístrate
Estás leyendo: Mexicanos ignoran los peligros de la deshidratación
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 12:26 Hoy

Mexicanos ignoran los peligros de la deshidratación

Seis de cada diez personas consumen apenas un litro de agua al día, lo que repercute en diversos aspectos de su salud.

Publicidad
Publicidad

A los mexicanos les gusta beber, pero curiosamente beben poca agua y optan por otras bebidas. Una gran mayoría ignora los peligros de la deshidratación y cómo la escasez de líquido puede repercutir en diversos aspectos de su salud: entre ellos el aumento de peso, la obesidad, dolores de cabeza, malestares digestivos, renales y del corazón.

Una encuesta reveló que seis de cada diez mexicanos consumen un litro o menos de agua al día, incluyendo agua de cualquier tipo, lo que coloca México como uno de los países que se hidratan menos. El estudio, titulado "Actitudes hacia el consumo de agua", se levantó el segundo semestre del 2016 bajo el auspicio de la empresa Nestlé Waters, para conocer las actitudes, hábitos de consumo y conocimiento hacia el agua en nuestro país.

Entre los principales resultados se detectó que los mexicanos consumen agua principalmente antes de dormir en la noche y cuando se trasladan en transporte público. Y aunque la gran mayoría asocia beber agua simple con llevar un estilo de vida sano y saben que es bueno para la salud, desconocen cuánto es suficiente para mantenerse hidratado: los encuestados consideran que un adulto requiere beber poco más de 6 vasos.

Es así, que en junio de 2016 nace el Programa Nacional de Hidratación Familiar, que impulsan la Secretaría de Salud federal (SSa) y la empresa Nestlé Waters, en una alianza que busca revertir los hábitos nocivos y promover el consumo de agua simple potable. "Este programa consiste en distintas actividades dirigidas a las familias y a la población general. Para la SSa es una prioridad el tema de la alimentación y la hidratación correcta y es por esto que hace esta alianza, indicó Carolina Cháirez Jiménez, Subdirectora en la Dirección General Adjunta de Proyectos Estratégicos de la SSa.

De visita en Guadalajara, donde esta semana se presentó la referida encuesta, la funcionaria señaló que a pesar de que dos terceras partes del cuerpo humano están formadas por agua, "la tendencia cada vez es a beber menos agua simple y a preferir bebidas con sabor, muchas de ellas contienen un alta cantidad de azúcar, lo que evita que el cuerpo funcione de manera óptima".

La idea del programa es fomentar el consumo de agua desde las familias y para cada uno de sus miembros, a través de actividades de recreación en espacios públicos (arrancó el 24 de junio pasado con más de 40 mil personas que se dieron cita en el bosque de Chapultepec, en la Ciudad de México), sensibilización de estudiantes universitarios de carreras de ciencias de la salud a través de foros y 'brigadas de hidratación' que dan pláticas en sus escuelas; y de difusión en medios masivos.

Con estas acciones se llegó a 2 millones de personas de manera directa en 2016 en la Ciudad de México, y este año se extenderá a otras ciudades del país, ahora tocó el turno de la capital de Jalisco.

Deshidratación
Al estar deshidratados se presenta fatiga. Sin embargo, si el consumo es de bebidas muy azucaradas el efecto no es el mismo e incluso puede incidir en su peso, expuso por su parte Gabriela Corral, nutrióloga especialista en hidratación.

La mayoría de la gente espera a sentir sed para beber agua y eso es un error. "La sed es un síntoma de deshidratación que se presenta cuando se ha perdido aproximadamente entre 1 a 2% del peso corporal en agua", refirió.

La cantidad de agua que requiere cada individuo varía de acuerdo a su edad, peso, talla y actividad. Se estima que cada día se pierde de 1.5 a tres litros en las actividades cotidianas. "Cada persona tiene necesidades diferentes, pero la recomendación, que es una medida fácil de calcular para las personas es que sea de litro y medio a dos litros en el caso de los adultos y de un litro en el caso de niños".

La entrevistada aclaró que debido a que la sed desaparece mucho antes de haber recuperado todo el líquido perdido, es necesario mantenerse hidratado constantemente. Incluso, apuntó hay personas que no presentan tanta sed, como es el caso de los adultos mayores, pues aunque ciertamente disminuyen su actividad física, eso no significa que no deban tomar agua.

Si la deshidratación aumenta, hay señales en nuestro cuerpo que nos avisan, pues repercute en la piel, la digestión, la circulación de la sangre, el funcionamiento de los riñones. El agua es indispensable para que todo el organismo funcione e incide en el estado de alerta.

El programa busca capacitar a la población a hacer pequeños cambios en torno a la correcta hidratación. A las madres de familia, por ejemplo, a incluir en la lonchera escolar de los niños una botella con agua simple potable y ofrecer agua al regreso de la escuela o actividades.

A mujeres, hombres, jóvenes y adultos, la invitación es la misma. Cargue su botella o recipiente de agua antes de salir de casa para evitar la tentación de consumir otras bebidas. "Estamos acostumbrados al sabor dulce, pero de empezar el hábito de beber agua natural nuestro mismo cuerpo nos la va a pedir. Tenemos que aprender a incluirla en nuestra dieta".

Lo ideal es mantenerse hidratado tomando agua a lo largo del día y si llega a sentir sed, la recomendación es beber agua como primera opción. No bebidas gaseosas, ni alcohólicas, ni azucaradas. Simplemente agua simple. Y potable.

Claves
Los mexicanos y el consumo de agua

63% de los mexicanos encuestados consumen 1 litro de agua al día (de cualquier tipo).

México es uno de los países que se hidratan menos.

Principalmente beben agua antes de dormir en la noche y cuando se trasladan en transporte público.

Consideran que el agua simple potable permite adoptar un estilo de vida sano y ayuda a mantener la salud.

Asocian el consumo de agua con una buena salud, sin embargo, los mexicanos la mayoría considera que a un adulto le bastan 6 vasos al día.

Tienen escasa información sobre los peligros de la deshidratación es escasa: en la jerarquía de riesgos los encuestados ubican en primer lugar tener una dieta desequilibrada, en segundo a la exposición desprotegida al sol y en tercero no beber suficiente agua.

Fuente: Encuesta "Actitudes hacia el consumo de agua". Nestlé Waters. México. 2016

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.