Menor tabasqueño baja 45 kilos con "bypass" gástrico

Aunque esa cirugía no se debe hacer a menores, el Hospital Regional de Alta Especialidad del Niño la efectuó porque estaba en riesgo la vida del paciente.
México ocupa el primer lugar mundial de obesidad en menores de 18 años.
México ocupa el primer lugar mundial de obesidad en menores de 18 años. (Especial)

México

Un varón de 14 años fue el primer paciente menor de edad en México al que se le colocó un bypass gástrico, con lo que se logró que bajara 45 kilogramos y controlar su grave estado de salud.

La cirugía, hace cinco meses, se realizó debido a que el adolescente pesaba 191 kilos, lo que no solo afectaba su movilidad, sino que podía generarle enfermedades metabólicas como diabetes, hipertensión, patología endócrina y eventos cardio y cerebrovasculares.

El especialista Roberto Carlos Cisneros encabezó al equipo multidisciplinario que hizo la operación en el Hospital Regional de Alta Especialidad del Niño de  Tabasco, instancia que tomó la decisión de hacer esa cirugía porque la obesidad ponía en riesgo la vida del menor.

Caso excepcional

Cisneros explicó que luego de tratar con diversos métodos a Jesús Francisco Pérez, conocido como Paquito, en el municipio de Paraíso, se optó por una intervención quirúrgica solo aprobada para adultos.

El caso de Paquito resultaba clínicamente alarmante. Primero se le colocó un balón gástrico, con lo que bajó 18 kilos de peso; sin embargo, tenía un Índice de Masa Corporal (IMC) de 76, cuando lo normal es entre 18.5 y 24.9, y a partir de 40 se considera obesidad mórbida.

Fue por eso que el consejo ético y médico consideró que para salvar la vida del menor se requería de una intervención mayor y, para ello, se apegaron a lo establecido en la norma oficial sobre control de nutrición, crecimiento y desarrollo del niño y del adolescente.

Los médicos siguieron todo el protocolo para establecer el tratamiento indicado e informaron a la familia, que autorizó la intervención mediante una carta de consentimiento informado, previa explicación completa por parte del médico.

Paquito cumplía todos los requisitos. Teniendo en cuenta que su estatura era menor de 1.60 metros, su obesidad, como se denomina a la enfermedad caracterizada por el exceso de tejido adiposo, provocaba problemas graves que hicieron válida la intervención inmediata.

“El paciente presentaba un cuadro de  obesidad extrema, lo que derivó que sus niveles de insulina se elevaran, presentara presión arterial alta y alteración en la función de la glándula tiroides, además de deformación de sus piernas”, detalló el cirujano.

Ahora el paciente presentan un adecuado manejo de sus alteraciones metabólicas, principalmente la prediabetes.

Sigue inmovilizado en su cama y tiene algunas complicaciones que le impiden acudir a la escuela, jugar y tener independencia para acudir al baño y asearse.

“Si dejábamos que ese niño siguiera creciendo con la obesidad, en el futuro presentaría problemas de salud severos; por ello optamos por hacerle un nuevo estómago”, dijo Cisneros tras referir que la intervención contó con el apoyo financiero del Seguro Popular.

El método

El especialista explicó que se empleó un método de cirugía no invasiva, lo que permite que el paciente sea dado de alta 24 horas después de la intervención.

El bypass gástrico es una de las técnicas de cirugía bariátrica con la que se logra la pérdida hasta de 90 por ciento del excedente; sin embargo, la operación debe ir acompañada de la adopción de un nuevo estilo de vida.

Médicos y especialistas en salud mental otorgan atención profesional tanto al paciente como a la familia.

En los próximos seis meses, precisó Cisneros, se espera que el paciente baje gradualmente 30 kilos más y que mediante un seguimiento integral siga con el proceso de pérdida de peso.

En diversas partes del mundo existe una gran polémica relacionada con la aplicación de cirugías en niños, por lo que este tipo procedimientos se aplican de manera selectiva y bajo un riguroso criterio colegiado.

Con este caso exitoso, dijo Cisneros, se sientan las bases para iniciar la Clínica de Obesidad Mórbida en el hospital tabasqueño, a través de un protocolo de manejo multidisciplinario para selección de los pacientes candidatos a cirugía metabólica.

La Secretaría de Salud informó que se está evaluando modificar la norma (NOM-008-SSA3-2007) para poder atender a los adolescentes con ese método, considerando que en México 30 por ciento de los menores tienen obesidad y, por ello, el país ocupa el primer lugar mundial en ese indicador.

• • •

Abren casa para padres de hospitalizados

Angélica Rivera de Peña, presidenta del Consejo Consultivo Ciudadano del DIF Nacional, inauguró la Casa del Hospital Infantil de México para brindar estancia temporal a los padres de familia de escasos recursos y de zonas marginales que tienen hijos internados en ese lugar.

La primera dama explicó que desde hace un año se trazó este proyecto debido a que los padres se quedaban en la calle, dormían en las banquetas, están expuestos a lluvias, granizadas y a toda clase de peligros por esperar la recuperación de sus hijos.

Por ello, señaló, se diseñó esta casa donde los tutores cuentan con un espacio digno para dormir, descansar, bañarse, alimentarse y estar cómodos en lo que dan de alta a los pequeños. José Alberto García Aranda, director general del hospital, explicó que la casa se conforma con 15 habitaciones que dará a diario hospedaje a 40 o 45 padres de familia.

Alfonso Rojo, uno de los beneficiados, explicó que su hijo padece un tumor maligno que ha provocado que desde hace tres meses se encuentre afuera del hospital.

“No ha sido fácil pasar lluvia, fríos y hambre”, comentó el hombre que carece de áreas donde asearse o descansar, dado que vive en una comunidad lejana y no tiene recursos para solventar un hotel.

• • •