Deudos de Aguas Blancas piden medidas precautorias

Los inconformes exigieron que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos atraer el caso del asesinato de 17 campesinos ocurridos el 28 de junio de 1995.

Chilpancingo

Un grupo de viudas y sobrevivientes de la masacre de Aguas Blancas marcharon en las calles de Chilpancingo para exigir que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) atraiga el caso, ya que a 19 años de distancia sigue en la impunidad.

Encabezados por el abogado José Sánchez Sánchez, las viudas y los sobrevivientes iniciaron una marcha en el lado sur de Chilpancingo.

Recorrieron las avenidas Lázaro Cárdenas, Juan N. Álvarez, Vicente Guerrero y parte de Benito Juárez, para llegar finalmente a las instalaciones de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Coddehum).

Ahí solicitaron una audiencia con el ombudsman Ramón Navarrete Magdaleno, a quien le solicitaron que intervenga ante la CIDH.

Sánchez Sánchez solicitó al titular de la Coddehum que gestione el otorgamiento de medidas cautelares a favor de los activistas que reclaman justicia en la masacre de 17 campesinos ocurrida el 28 de junio de 1995.

Lo anterior, ante la serie de asesinatos que se han registrado en contra de dirigentes sociales, activistas de derechos humanos y periodistas.

El abogado de las viudas señaló que hasta el momento el gobierno estatal no ha otorgado ningún tipo de apoyo económico para el acto conmemorativo programado para este sábado, el cual se tiene pensado se desarrolle en el vado en que fueron abatidos los integrantes de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS).

Por esa razón, no descartó la posibilidad de que la ceremonia del recuerdo se desarrolle en Chilpancingo.