• Regístrate
Estás leyendo: María Saleta, disfruta la vida con sus 70 nietos y bisnietos
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 16:56 Hoy

María Saleta, disfruta la vida con sus 70 nietos y bisnietos

Viuda desde hace 20 años, considera que la vida le ha dado mucho y continúa con las ganas de salir adelante. Espera que este 10 de Mayo sus hijos la visiten sobre todo los que viven fuera.

Publicidad
Publicidad

Sergio Enrique Guajardo

María Saleta Rodríguez Molina, originaria del Ejido El Porvenir de Arriba, municipio de Francisco I. Madero, está a punto de cumplir 87 años de edad.

Viuda desde hace 20 años, considera que la vida le ha dado mucho pero continúa con las ganas de salir adelante al lado de sus 13 hijos y más de 70 nietos y bisnietos.

"Me casé en el año 1950, con Pablo Vázquez, actualmente soy viuda desde hace 20 años, mi marido se dedicaba a la labor era ejidatario, de las personas del 36 o primordiales, al igual que mi papá, ellos fueron de los primeros ejidatarios".[OBJECT]

"Trabajaba en la labor en la siembra del algodón y otros cultivos, al igual que mis hijos, aquí me acompaña el mayor y él es el que siempre le ayudaba en los riegos, a la limpia del frijol, llevamos una vida tranquila, con pobreza pero teníamos que comer, el trigo sano de aquí mismo".

"Sólamente me viven seis hijos, los demás ya fallecieron, tengo 70 nietos y bisnietos, unos están aquí enfrente, tengo un hijo otros viven por allá y en Monterrey".

"Fui una vez la reina del ejido de las Personas de la Tercera Edad, para un diez de Mayo y representé al Porvenir en Francisco I. Madero".

"Yo he sido muy alegre, donde quiera me gustaba estar, ahora me siento un poco triste, ya que no me muevo para ningún lado. Me gustaba mucho el baile y mis hijos son todos trabajadores de la labor, yo vivo muy alegre".

"A mi esposo lo conocí aquí, él era de Castaños, pero sabía que aquí había pizca de algodón, fue muy amable, nos conocimos y me pidió que me casara con él".

"Ahorita mi hijo es el que me navega, por algo Dios me lo dejó en Monterrey y en Cuernavaca, y otras dos mujeres viven retirado. De la vida de antes, he visto muchos cambios, aunque prefiero la vida de antes, había que comer de los productos que se producían, estaba todo más barato".

Para festejar el Día de la Madres, Doña María Saleta, espera que sus hijos la visiten sobre todo los que viven en otro Estado.

"Mi guisado especial, ya no puedo hacerlo para el Día de las Madres, la sopita no faltará. El asado de puerco lo sabía hacer, es lo que se acostumbra, las sopas de fideo, arroz y macarrón, sino que le diga mi sobrina Érika. Me contrataban para los bailes, las bodas y las quinceañeras".

"Yo tengo sufrimiento desde los diez años, ya que mi madre murió, cuando era niña, me enseñé a guisar cuando me casé, aprendí con unas personas mayores. En los ranchos es lo que se usa el asado rojo".

Doña María Saleta, finalmente mandó un mensaje a las madres: "les digo que hay que seguir luchando poer nuestras familias, ya que Dios nos la dio, debemos tener un buen comportamiento, respeto para que ellos nos guarden amor, además decirles que nos hagan cosas malas y llenar de bendiciones a los hijos".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.